El hotel más pequeño del mundo

por el 21 Agosto 2017

Un establecimiento de dimensiones muy pequeñas

En la siguiente entrada te contaremos las características del hotel más pequeño del mundo, se trata del Ehhäusl un sitio que se encuentra en Amberg (Alemania). Si bien algunas personas prefieren alojarse en sitios de grandes dimensiones otras personas prefieren pasar sus días en ambientes más íntimos y confortables.

El Ehhäusl es un establecimiento de tipo boutique, bed & breakfast, con una gran historia y una arquitectura única. Un sitio ideal para hacerse escapada. La construcción mide uno 2,5 metros de ancho muy ocupa una superficie total de 53 metros cuadrados. Un sitio en donde no pueden ingresar más de dos personas.

Otra particularidad del establecimiento es la de figurar en el libro Guinness como el hotel certificado más pequeño del mundo, proponiendo a sus huéspedes la posibilidad de sentirse como si estuvieran en su casa, pero en un espacio romántico y muy ‘confortable’.

El Ehhäusl es un establecimiento de tipo boutique, bed & breakfast.

A pesar de sus escasas dimensiones la exclusividad tiene su precio, y no es nada económico, la noche cuesta 240 euros, dentro de la tarifa se incluye el desayuno y el estacionamiento, además de los servicios convencionales de todos los hoteles tipo convencional.

El Ehhäusl ofrece una habitación doble, una sala de estar con chimenea, televisión, un salón comedor un baño completo y una bañera con hidromasaje. Todos detalles que harán la estadía muy grata para compartir en pareja.

Al estar decorado en tonos claros se puede conseguir cierta amplitud visual, los muebles son clásicos. No hay conserje y a los pasajeros se les entregará la llave del edificio. Si tienes interés te aconsejamos reservar con mucho tiempo ya que la lista de espera es larga y las reservas tienen que hacerse con más de un año de antelación.

El hotel Ehhäusl se construyó en el año 1728 para poder eludir las leyes matrimoniales de Alemania. Ya que en esa época era necesario que la pareja que se fuera a casar tenia que demostrar que contaban con una propiedad y que ya tuvieran elegido el lugar para la realización de la ceremonia. Ese lugar era muy económico y fue adquirido por varias parejas, que después de unas semanas de haberse casado lo vendían a otras parejas. Por esa razón la traducción de su nombre significa ‘casa de bodas’ o ‘casa de matrimonio’.

La ciudad de Amberg es tambien bastante particular, la misma conserva aún intacta la mayor parte de sus construcciones medievales, destacándose sus torres, murallas y fosos. Uno de los atractivos más importantes del lugar son sus fortificaciones conocidas como Stadtbrille.

Vía | Clarin
Foto | Flickr – Toblas Johnson

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información