La Isla de Rügen

por el 18 Octubre 2015

Los famosos acantilados blancos de la Isla de Rügen

Bañada por las aguas del Mar Báltico encontramos la isla más grande de Alemania: Rügen. Esta isla, y dos pequeñas cercanas llamadas Hiddensee y Ummanz forman un distrito que ocupa casi mil kilómetros cuadrados y en el que viven alrededor de 75 mil personas.

La isla de Rugüen fue un importante destino turístico para los alemanes en la primera mitad del siglo XX. Por entonces, y aprovechando que en la región los veranos eran más apacibles que en otros puntos del país, se construyeron numerosos balnearios y también complejos turísticos como el de Prora, uno de los grandes ejemplos de la llamada arquitectura nazi.

En la actualidad, Rügen ya no es aquel lujoso destino pero está reverdenciendo. Los balnearios vuelven a estar en funcionamiento como también está el tren que comunica cada punto de esta isla, una antigualla con alrededor de un siglo de antigüedad que, a paso de tortuga, va recorriendo la isla y despertando nostalgia a su paso.

Habitada desde tiempos inmemoriales y considerada como una isla sagrada, aparte de sus playas debemos destacar su riqueza paisajística, que se conserva intacta en muchos rincones. La isla cuenta con dos parques naturales y con una reserva natural, destacando rincones como los acantilados de rocas cretáceas, los famosos acantilados blancos.

La isla se encuentra unida a tierra por un terraplén que se construyó en época nazi. Ya en el siglo XXI se construyó el Puente de Rügen, de casi tres kilómetros. De ahí a Rostock, la ciudad más conocida de la región de Mecklemburgo, distan unos 120 kilómetros.

Foto | Flickr – Pixelteufen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información