Visitar el DesignPanoptikum de Berlín es sumergirse en un interesante espacio surrealista

por el 18 Marzo 2017

Designpanoptikum-pulmon-artificial

Hay museos para todo tipo de objetos, con unos conceptos muy comunes y otros que rompen cualquier estética y orden lógico, mostrando unas colecciones extrañas y muy confusas, pero interesantes. Este el caso del DesignPanoptikum, un museo de Berlín creado por el artista de origen ruso Vlad Korneev y que representa su propia visión de los elementos tecnológicos del siglo XX. Un curioso compendio de objetos que se solapan unos con otros para crear inquietantes imágenes que desde luego, se quedan en la retina.

El museo se encuentra ubicado en Torstraße 201, en el barrio de Mitte, en una nave a pie de calle, en la que el visitante puede sumergirse en la exposición que se ve en ella. Nada está al azar en este espacio, que ofrece los distintos objetos que se presentan en él mezclados e integrados unos con otros. Más que un museo donde se puede encontrar una explicación sobre estos objetos, lo que se busca es hacer experimentar nuevas sensaciones en los espectadores.

Designpanoptikum-porconocer-berlin

Entre los distintos objetos que se pueden encontrar en el Museo hay un gran pulmón artificial, que se utilizaba en los años 50 y 60 del pasado siglo, antes de las innovaciones médicas que permiten respirar artificialmente en los hospitales. También hay primitivas sillas de ruedas, cámaras de cine y fotografía, proyectores de cine, lavadoras primitivas, muñecos para primeros auxilios e incluso cosas tan inclasificables como un asiento eyectable de un avión.

Todo ello forma parte de una colección que el artista organiza con estética artística, más que divulgativa, que crea una ambientación inquietante y perturbadora. Pero eso sí, muy interesante. El artista tiene cierta obsesión por piezas con forma humana y la aplicación de alguno de estos objetos en ellas. Por ejemplo, hay bustos en los coloca primitivos artefactos médicos. También hay máscaras antigás y otros objetos muy curiosos integrados en las instalaciones del museo.

Todo muy curioso, pero quizá no es aconsejable para todas las personas, así que si se visita Berlín y se quiere vivir un momento bastante perturbador, conociendo extraños artefactos industriales que han sido utilizados en la época industrial, este es el museo adecuado para hacerlo.

Foto 1 | Thomas Quine – Flickr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información