El misterio de Rufina Cambaceres

por el 28 Septiembre 2013

Cementerio de la recoleta

La Ciudad de Buenos Aires, como hemos dicho en otras oportunidades, está llena de misterios, uno de los más aterradores y vigentes es el misterio de Rufina Cambaceres. Hoy te contaremos parte de su historia, invitándote a que visites su tumba en el Cementerio de Recoleta.

Quienes ingresen al Cementerio de la Recoleta (de la Ciudad de Buenos Aires) verán una gran estatua que de alguna forma busca inmortalizar a una joven, hija del escritor argentino Eugenio Cambaceres, quien a través de sus obras buscó dejar al descubierto mucha de la hipocresía que se veía en la alta sociedad a finales del 1800.

Eugenio se encontraba casado con Luisa Baccichi con quien tuvo una única hija. Cuando el escritor murió la niña y su madre quedaron solas, con un palacete en la calle Montes de Oca, entre otros tantos bienes. La niña era introvertida y solitaria, situación que se profundizó cuando su madre después de algunos años de la muerte de su padre comenzó un romance con el futuro presidente Hipólito Yrigoyen.

Cuando comenzó la aventura la joven ya tenía catorce años de edad. El 31 de mayo de 1902 Rufina cumplía 19 años de edad y para festejarlo había organizado una fiesta que terminaría escuchando música en el Colón. Al finalizar el festejo y cuando debía dirigirse al Colón una de las mucamas escuchó un alarido estremecedor y al dirigirse a su habitación al ver lo que había sucedido la encontró tirada en el piso muerta.

El médico dijo que su muerte había sido por un síncope. Al día siguiente Luisa e Hipolito Yrigoyen la sepultaron en Recoleta. Poco después el cuidador de su tumba vio el ataúd de la joven abierto y con la tapa rota. La versión que se dio oficialmente fue que se trató de un robo en búsqueda de sus joyas, pero la madre vivió el resto de su vida convencida de que la hija en realidad había sufrido un ataque de catalepsia y fue sepultada viva.

La leyenda dice que luego de golpear las paredes del féretro pudo salir del cementerio, pero la realidad era que las puertas de la bóveda estaban cerradas, lo que generó que la joven si muriera de un ataque al corazón ‘por segunda vez’.

Sin embargo otra historia asegura que el día en que Rufina estaba preparada para asistir al teatro una amiga le reveló un secreto que tuvo guardado por mucho tiempo, el novio de la niña también era amante de su madre. El impacto de la confesión le generó un ataque al corazón y murió. El hombre sería Hipolito Yrigoyen quien después de un tiempo tuvo un hijo con la viuda de Cambaceres.

Vía | Cementerio de la Recoleta
Foto | Flickr – Wally Gobete

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información