Tres chocolaterías recomendables en Bruselas

por el 13 octubre 2016

El chocolate belga es uno de los más famosos del mundo

Comprar chocolate es una de las cosas más típicas que puedes hacer en Bélgica, ya sea para consumo personal o para hacer algunos regalos, pues en este país presumen de elaborar auténticas delicias con este manjar. Así que, llegado el momento, vamos a conocer algunas de las chocolaterías más recomendables de Bruselas, ya sea por su fama, por su situación o simplemente por la calidad de los productos que ofrecen. Y ya otro día, si eso, nos ponemos a mirar precios, ya que los caprichos nunca son asequibles y menos en boutiques como las que os presentamos ahora.

Pierre Marcolini

Desde 1995 en que abrió su primera tienda, el chocolatero Pierre Marcolini opera en Bruselas en busca de los productos más exclusivos e innovadores. Su pasión por el chocolate y creatividad le han llevado a ser uno de los maestros más apreciados, al punto de que alguno de sus productos están entre los más caros del mundo. Su tienda principal en la capital belga está en la plaza del Grand Sablon, pero también encontraréis otras con sus productos en la Rue des Minimes, en la Avenida Louise, en la Galería de la Reina, en la Estación Sur o en la Avenida Hinnisdael, por citar algunas.

Godiva

Godiva es una de las marcas de chocolate belga más famosas que hay a nivel mundial, y seguro que habrás encontrado alguno de sus productos si has visitado alguna tienda gourmet. Su historia comienza en los años veinte con la apertura de una chocolatería boutique en la Grand Place de Bruselas, y hoy día ya van más de 400 tiendas de este tipo por todo el mundo, facturando cada año millones de dólares. Además de la ya citada, podéis encontrar tiendas y productos de esta marca en la plaza del Grand Sablon, en la Galería de la Reina o en la calle donde se encuentra un famoso monumento de la ciudad, el Manneken Pis.

Galler

Jean Galler es otro de esos nombres propios en lo que a chocolate se refiere. Inmerso en este mundo prácticamente desde niño, pues era hijo de pasteleros, Galler abrió su propia empresa en los setenta y alcanzó tal reconocimiento que ostenta el honor de ser el distribuidor oficial de estos manjares a los reyes del país. Su fábrica, que funciona de forma artesanal y en la que se elaboran todos sus productos, está en Lieja pero tiene una boutique propia al lado de la Grand Place de Bruselas, en la Rue au Berrue concretamente, y también podrás encontrar productos de su marca en otras chocolaterías de la la ciudad.

Foto | Flickr – Suzy S Photography

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *