Conoce Brasilia, la joven capital de Brasil

por el 25 Octubre 2016

Brasilia es una ciudad creada para ser capital de Brasil

Desde que Brasil logró su independencia, se venía hablando de la necesidad de establecer la capital en el interior del país. No era un capricho baladí, sino una necesidad que buscaba la centralización del poder y ayudar a poblar la zona interior. Pero no es hasta el año 1960 cuando llega Brasilia para “robarle” la capital a Río de Janeiro.

Bajo el mandato del presidente Juscelino Kubitschek se comenzó la construcción de la nueva capital, en una meseta del céntrico estado de Goias. Fueron más de cuarenta meses de trabajo para construir una ciudad, un trabajo en el que destacaron tres nombres propios: Lucio Costa, como creador del Proyecto Piloto y principal urbanista de la ciudad, Roberto Burle Max, que se encargó del paisaje, y el gran y famoso arquitecto Oscar Niemeyer, que diseñó los principales edificios de la ciudad.

Una ciudad, hoy con casi tres millones de habitantes, que tenía en su origen claramente dos ejes que le conforman forma de avión. Por un lado teníamos el Eje Carretero (las alas del avión si lo vemos desde arriba como si fuese un dibujo), que es donde se encontraban los edificios residenciales, y por otro el Eje Monumental, la línea en la que se encuentran los edificios gubernamentales y monumentales.

La Catedral de Brasilia es el edificio más característico de la ciudad

Este Eje Monumental se ha convertido en un importante destino turístico para amantes de la arquitectura y el diseño de todo el mundo. No en vano, hay que destacar que Brasilia está catalogada como Patrimonio de la Humanidad, siendo la única ciudad construida en el siglo XX que ha sido reconocida de este modo por la UNESCO.

Dentro de ese Eje Monumental están los edificios gubernamentales, como el Palacio do Planalto, el Congreso Nacional (un edificio con forma de H), el Palacio de la Alborada (residencia del presidente) y todos los ministerios dentro de la Explanada de los Ministerios. Pero igualmente existen edificios de otro tipo como la gran Torre de Televisión o la Catedral de Nuestra Señora Aparecida, probablemente el edificio más conocido de toda el legado de Niemeyer.

Alrededor de las zonas edificadas encontramos amplias zonas verdes. Los parques más importantes de Brasilia son el Parque Sarah Kubitschek, parque urbano más grande que el mismísimo Central Park, y el Parque Nacional, famoso por sus pequeños lagos y piletas de agua. Aunque para lago el Paranoá, lago artificial creado con la construcción de la ciudad y que, al norte del país, ofrece multitud de actividades recreativas.

Foto 1 | Flickr – Seier Seier
Foto 2 | Flickr – Carla Salgueiro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información