El Gran Buda de Leshan

por el 7 Noviembre 2012

El Gran Buda de Leshan
El Monte Emei es uno de los lugares sagrados más importantes del budismo. Aquí se construyó el primer templo budista del país en el siglo I, al que siguieron varios más tarde. En el siglo VIII se esculpió en una ladera una figura de Buda que es la más grande del mundo.

Ambos, el paisaje panorámico del Monte Emei y el Gran Buda de Leshan son Patrimonio de la Humanidad desde el año 1996. Están situados a unas horas de autobús de Chengdu, en Leshan en la provincia de Sichuan. La estatua tiene 71 metros de altura, y representa a un Buda Maitreya, sentado con las manos sobre sus rodillas. El ancho de los hombros es de 28 metros.

La idea de esculpir semejante gigante fue del monje chino Haitong. Esperaba que así se calmaran las aguas de los tres ríos que allí confluyen, Minjiang, Dadu y Qingyi, y que provocaban la destrucción de numerosos barcos. Y así fue. Cuando se finalizó 90 años después, en el 803, las aguas se calmaron considerablemente. Pero no hay nada milagroso. Los escombros que se fueron retirando de la montaña se depositaron en el agua, alterando las corrientes y lógicamente ralentizándolas.

Para prevenir la erosión el Gran Buda tiene varios conductos de drenaje, en el pelo, la parte posterior de las orejas, el cuello y el pecho. Además no han dejado de mantenerlo en buenas condiciones y gracias a ello lleva en pie más de 1.200 años. Se puede visitar en ferry o en coche y se puede ascender hasta una terraza a la altura de la oreja. Ahí además se puede ver una exposición sobre la construcción de Dafo, como se conoce a este Buda.

El ferry se toma en Leshan y la excursión dura en total 40 minutos. El barco para bajo Buda para que quien quiera pueda salir y hacer fotos. El ferry permite ver dos guardianes esculpidos en acantilado que no se ven desde otro lugar, además del monasterio rosa amurallado del año 742. También se puede llegar en autobús o taxi lo que te permite entrar en el parque y subir y bajar por el monumento. Se recomienda evitar las mañanas por la gran afluencia de turistas chinos. Las colas para subir a la oreja de Buda pueden durar hasta dos horas.

En invierno hay una tercera opción, se forma una isla justo frente a Buda a la que se puede llegar en ferry. No podrás llegar a la estatua pero tendrás una buena vista.

Vía | Sacred Destinations
Foto | Flickr-Bernt Rostad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información