Museo de Animales Fenómenos
Ocio y cultura

Museo de Animales Fenómenos

Escrito por: Juan Luis
30 Enero 2016
Sin comentarios
1 minuto

La ciudad de Abancay en Perú alberga diferentes museos que suelen ser del interés de muchos visitantes y uno de ellos es el Museo de Animales Fenómenos, que es un lugar totalmente diferente, ubicado en la Plaza de Armas de esta ciudad peruana.

Este museo privado ofrece una amplia colección de animales que se encuentran disecados y que son totalmente reales, animales que fueron conocidos en su momento por tener algunas características poco habituales o malformaciones variadas y que se ofrecen a todos los visitantes. Se pueden ver animales tan comunes como patos, perros o gatos pero que tienen características diferentes, como dos cabezas, pato con dos picos, siempre con partes del cuerpo en mayor o menor número de las habituales.

Se divide en diferentes salas y suele impresionar a los visitantes el poder ver animales deformes y que se mantienen en buen estado gracias a que están disecados. Hace décadas las deformaciones eran más habituales por la escased de técnicas para poder detectarlas o evitarlas en buena parte de los casos que se encuentran en este lugar y que se dieron hace algunas décadas en Perú.

El museo se puede conocer a lo largo de la semana, concretamente de lunes a viernes de 9 a 17 horas para disfrutar con los diferentes animales que se encuentran en su interior. El precio para todos los visitantes es de 2 soles peruanos para conocer a todos los animales disecados.

Vía | Deperu
Foto | Vcardenas-Wikimedia

Abancay, la ciudad de la primavera permanente
Lugares de interés

Abancay, la ciudad de la primavera permanente

Escrito por: bgarcia
7 Julio 2013
Sin comentarios
2 minutos

La ciudad de Abancay está situada en los Andes Centrales, al oeste de la Cordillera Occidental, al sureste de Perú. Bañada por el río Mariño y junto al Santuario Natural del Ampay, Abancay es una maravilla natural con un clima permanentemente primaveral. Su nombre de origen quechua significa "Valle de las azucenas". Ocupada antes de la llegada de los Incas, la zona fue escenario de la lucha entre los Chancas y los Incas por tener su control. Posteriormente también aquí se libró la Batalla del puente de Abancay, comienzo de la Guerra Civil entre los conquistadores de Perú, Francisco Pizarro y Diego de Almagro. Las representaciones culturales en la zona aún recuerdan estos hechos.

Abancay es una ciudad típicamente colonial con edificios de gruesos muros, con bonitos zaguanes y calles estrechas y empinadas. Merece la pena recorrerla a pie y visitar su Plaza Mayor con réplicas en bronce de la fauna local, puma, cóndor y venado. Merece la pena visitar su Carnaval que se celebra en abril y probar su rica gastronomía en la que destacan el Cuy relleno, el Kapchi y la Huatia, carne cocida en piedra caliente.

La ciudad es un buen punto de partida para conocer los muchos atractivos de la zona. Muy cerca, el Puente colonial de Pachachaca permanece intacto al transcurrir de los siglos. Fue el escenario principal de la guerra de los conquistadores. El Ampay de 5.235 metros de altura, domina el paisaje con su pico nevado. En el se encuentra el Santuario Natural del mismo nombre, un área natural protegida de 3.635 hectáreas, en la que se puede practicar andinismo, ciclismo de montaña y senderismo. Una serie de lagunas y arroyos de origen glaciar jalonan este impresionante paisaje.

A 73 kilómetros está el río Apurímac y su impresionante cañón. Es un buen lugar para la práctica del piragüismo. El cerro Quisapata es el lugar para los que disfrutan con el parapente. En Curahuasi, a unas dos horas de Abancay podemos disfrutar de los baños termales de Santo Tomás y Cconocc y sus aguas medicinales. Un poco más cerca, a 48 kilómetros se encuentra el Conjunto Arqueológico de Saywite y su famoso monolito.

Vía | Turismo Perú
Foto | Flickr-The Advocacy Project


Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.