El Canal de Kiel
Medios de Transporte

El Canal de Kiel

Escrito por: Xavi Vargas
10 Abril 2016
Sin comentarios
2 minutos

De las grandes vías marítimas del mundo, las famosas son el Canal de Panamá, que permite pasar del Caribe al Oceano Pacífico sin tener que rodear el continente americano, y el Canal de Suez, que evita tener que rodear África para que los barcos lleguen de Europa a Asia. Y sin embargo, no son comparables en tráfico al Canal de Kiel.

Aunque menos conocida que las otras dos, el Canal de Kiel es la vía marítima de mayor tráfico de todo el mundo. Se estima que al año, por este canal pasan alrededor de cincuenta mil embarcaciones, por lo que se trata de una vía muy importante a nivel comercial, y en su día también militar, así como para el paso de cruceros de pasajeros.

La idea de realizar este canal y unir el Báltico y el Mar del Norte surge a finales del siglo XVIII, cuando la región todavía era parte de Dinamarca. La construcción de este canal se llevó a cabo en diferentes fases, aunque la más importante fue la que se realizó entre finales del XIX y principios del XX. De hecho, el canal llevó durante mucho tiempo el nombre del Kaiser Guillermo, bajo cuyo mando se realizó esta importante obra.

El canal permite así a los barcos que lo cruzan no tener que rodear toda la península de Jutlandia, lo que supone un ahorro de alrededor de 400 kilómetros. Eso sí, el paseo por el canal no es cualquier cosa, pues el trayecto del canal, que empieza cerca de la ciudad de Kiel, es de casi cien kilómetros.

Además, hay que hacerlo a una velocidad baja y controlada, para evitar generar oleajes y corrientes, por lo que el tramo se cubre entre siete y ocho horas. Lo bueno es que un viaje así permite contemplar, y de cerca, todo la vida que rodea al canal, lo que se ha convertido en un reclamo importante para muchos cruceros turísticos.

Foto | Flickr - Harvey Barrison

Wacken, el mayor festival de música heavy del mundo
Costumbres y tradiciones

Wacken, el mayor festival de música heavy del mundo

Escrito por: Xavi Vargas
5 Julio 2015
Sin comentarios
2 minutos

En el año 1990, un puñado de alemanes locos por la música heavy metal organizaron un pequeño festival con seis bandas del país. Se fueron a las afueras de un pequeño pueblo de poco más de mil habitantes llamado Wacken, y allí disfrutaron de dos días de música y de convivencia.

En aquel momento, nadie de los presentes, por muy optimista que fuera, podría pensar que poco después hablar del pueblo de Wacken y del festival que en él se celebra desde entonces es hablar de la Meca del Metal. Un acontecimiento único que se celebra cada año a finales de julio y principios de agosto.

De hecho, en sus últimas ediciones, es normal que sea prácticamente imposible conseguir una entrada. Desde que salen a la venta, apenas duran un par de días a la venta. Y hablamos de nada menos que 75 mil entradas, que se dice pronto, puestas a la venta con bastantes meses de antelación, tanto que no se sabe nada del cartel de artistas que va a actuar. Los que no consiguen entrada, como consuelo, les queda ver las actuaciones a través de internet.

Claro está, la gente ya sabe que el cartel será de su agrado. Además, la gente no acude a Wacken sólo por la música, sino también por la convivencia que se da durante los tres - cuatro días de fiesta. Es más, hay mucha gente que acude sin entrada, simplemente para acampar y disfrutar de todo el ambiente que rodea al festival.

Y ese es como este pueblo que está a unos 60 kilómetros de Hamburgo se convierte en el epicentro de la música heavy cada año. Su tranquilidad se rompe durante unos días en los que, entre público y toda la gente que mueve el festival, acampan alrededor de 100 mil personas a las afueras de esta pequeña villa.

Web oficial | Wacken Open Air
Foto | Flickr - Cgo2

El Monumento Naval de Laboe
Lugares de interés

El Monumento Naval de Laboe

Escrito por: Xavi Vargas
18 Mayo 2015
Sin comentarios
1 minuto

La ciudad de Kiel es un importante astillero en el que se fabrican y se fabricaban submarinos. De hecho, ese es el motivo principal por el que se bombardeó hasta su destrucción durante la fase final de la Segunda Guerra Mundial, pues en Kiel se fabricaban los famosos submarinos que tantos estragos causaron en el Atlántico.

De esos U-boat del ejército nazi queda aún uno, un "ejemplar vivo", por así decirlo. Es el U-995, un submarino que entró en servicio en 1942, que más tarde pasó a formar parte de la fuerza naval noruega y que, allá por los sesenta, fue devuelto al lugar de donde salió para alegría de todo el que se acerca. Y es que podemos subir a bordo de esta nave y conocer sus rincones más secretos y hasta sentir esa inevitable sensación de claustrofobia entre esos pasillos llenos de tubos y de instrumentos.

El submarino se encuentra en Laboe junto a un enorme Monumento Naval. Se trata de una gigantesca construcción que se realizó para homenajear y recordar a todos los marineros del mundo caídos en combate naval. La torre cuenta con 85 metros de altura, y lo más interesante es subir hasta la planta más alta y observar desde allí el mar Báltico.

Laboe está al norte de Kiel y llegar es bastante fácil. Desde la gran ciudad salen ferrys que recorren el canal que comunica el puerto con el mar y que hacen escala en Laboe. Un lugar que, especialmente en verano, se anima bastante y que tiene unas playas más que decentes, en las que, por contra de lo que pudiéramos pensar, el agua no está tan fría.

Foto | Wikimedia Commons - Darkone

Kiel, la tradición naval alemana a orillas del Báltico
Lugares de interés

Kiel, la tradición naval alemana a orillas del Báltico

Escrito por: slopez
17 Marzo 2014
2 Comentarios
3 minutos

Hace bastante tiempo, remitíamos un post sobre una de las competiciones deportivas más interesantes que se celebran en Alemania y la mayor a nivel mundial en su especialidad, la Kieler Woche, un evento del deporte de la vela. Hoy vamos a realizar un recorrido por la localidad donde se celebra este festival. Hoy vamos a conocer, más a fondo, la ciudad de Kiel, en el estado de Schleswig-Holstein.

La antigüedad de la ciudad de Kiel se remonta a la etapa de la Edad Media, concretamente a mediados del siglo XIII. El paso de los siglos le dio mayor relevancia a esta localidad, convirtiéndose en una de las principales bases navales alemanas a mediados del siglo XIX. Su episodio, en la etapa contemporánea, más dramático fue sufrido en la II Guerra Mundial, con el bombardeo de aviones estadounidenses en diciembre de 1943, quedando prácticamente destruida en su totalidad.

Este hecho produjo que la mayoría de los edificios fueran más modernos y su aspecto industrial muy superior. A pesar de ello, Kiel mantiene lugares históricos interesantes que podemos apreciar en una visita a esta ciudad. Sin olvidar, por supuesto, sus infraestructuras navales, que son realmente las más representativas y significativas de la misma.

El Canal de Kiel recorre casi cien kilómetros desde Kiel hasta la desembocadura del río Elba, además de contar con cuarenta y cinco metros de ancho y catorce de profundidad. Además, esta ciudad cuenta con los astilleros más grandes del país, en los que se fabrican los más modernos submarinos no nucleares de todo el mundo. Un ejemplo es el submarino U31, el primero del mundo con células de combustible.

Pero no sólo de barcos y astilleros vive la ciudad de Kiel. También aporta lugares y monumentos de interés cultural e histórico. Entre ello, el edificio más antiguo de la ciudad, la Iglesia de San Nicolás, que data del siglo XIII. En su exterior, tenemos que destacar una escultura del escultor expresionista alemán Ernst Barlach, la Geistkämpfer, que representa la figura del propio San Nicolás.

La ciudad también aporta numerosos museos, entre los cuales tenemos que destacar el Stadt und Schifffahrtsmuseum o Museo Marítimo. Este Museo Marítimo posee muestras de la arquitectura desde el siglo XVI hasta el siglo XX, mostrando, a través de sus diversas exposiciones, todos los elementos y materiales que se usaban en las distintas etapas del arte arquitectónico.

Pasando de la cultura al ocio, Kiel posee varias zonas muy comerciales y de entretenimiento para el turista. La Holstenstrasse es la calle más comercial de la ciudad y una de las más largas de Alemania. También encontramos, en el centro de la ciudad, diversos lagos y parques (Schrevenpark), además de encontrar dos jardines botánicos, uno antiguo y otro nuevo.

Como vemos, esta localidad no se basa sólo en el festival de vela como reclamo turístico para sus visitantes. Lugares de interés histórico y cultural se encuentran diseminados por toda la ciudad y permiten conocer otra pequeña parte del país germano, en este caso reflejado en una zona costera. No lo olviden. La ciudad de Kiel, en el estado Schleswig-Holstein.

Vía | wikipedia
Foto | flickr-Jan Petersen

El Festival del Gourmet en la Isla de Sylt
Gastronomía

El Festival del Gourmet en la Isla de Sylt

Escrito por: slopez
22 Diciembre 2013
Sin comentarios
2 minutos

En el estado de Schleswig-Holstein, al norte de Alemania, localizamos la isla de Sylt. Esta isla forma parte de un grupo denominado islas Frisias (recorren la costa occidental de Europa, desde el norte de Países Bajos hasta el suroeste de Dinamarca). En esta isla, se celebra todos los años una fiesta de la gastronomía.

A mediados del mes de enero, se celebrará, en 2014, el Festival del Gourmet. Un festival en el que, lo mejor de la cocina y de las bodegas tradicionales alemanas y europeas, se dan cita para deleite de todo aquel que pase por esos días por la isla de Sylt. Este próximo año 2014, el festival celebra su decimoquinta edición ante una gran expectación.

El 15 de Enero se inaugurará el festival en las magníficas dependencias del Café-Restaurante Manne Pahl. A lo largo de los cinco días de duración del mismo, chefs y enólogos invitados darán a conocer lo mejor de cada casa para la próxima temporada. A través de varios eventos, se podrá disfrutar de una auténtica fiesta gastronómica.

Pero hay otros lugares en la isla de Sylt donde se acogen a los visitantes al festival. Como por ejemplo, la Casa de Té Westerland (donde poder degustar variedades de té al pie de una estupenda chimenea), el Pequeño Restaurante de Franz Ganser (maravillosa gastronomía en un ambiente agradable, acompañado de música de violín) o Villa Stricker, donde la excelencia en las comidas y en los vinos se palpa en una casa con casi doscientos cincuenta años de antigüedad.

El espectáculo de luces y colores, se funde con la armonía de sabores que se representan durante esos días en la isla de Sylt. Con el paso de los años, la afluencia de visitantes (tanto profesionales como no) se incrementa, otorgando al festival una categoría que lo convierte en uno de los más importantes de toda Europa.

Así que no lo piensen más. Para todos aquellos amantes de los buenos platos, de la comida tradicional y de vanguardia, para los enamorados y expertos del sabor de un buen vino, esta es su cita. No lo olviden. Del 15 al 19 de Enero de 2014, el Festival del Gourmet les da la bienvenida en la isla de Sylt, en el estado de Schleswig-Holstein.

Vía | gourmet-festival
Foto | flickr-Edmund Gall

La gastronomía alemana: Estado de Schleswig-Holstein
Gastronomía

La gastronomía alemana: Estado de Schleswig-Holstein

Escrito por: slopez
25 Julio 2013
Comentario
2 minutos

Realizamos nuestra última parada en este viaje que nos está llevando a conocer la cultura gastronómica de Alemania por sus diferentes estados federales. Hoy conoceremos el arte culinario del estado de Schleswig-Holstein, repartido en ciudades como Lubeca o Kiel.

Debido a su extensión de costa, uno de los alimentos que más prolifera en este estado es el pescado, en especial el arenque. Además de ello, absorbe numerosas influencias de las cocinas escandinavas como Suecia o Dinamarca, así como de estados alemanes como la Baja Sajonia.

Entre los platos que podemos degustar en los lugares para ello, tenemos los siguientes. El Birnen, Bohnen und Speck, cuyo significado a nuestro idioma es peras, judías verdes y bacón. Este plato es un guiso tradicional de la zona norte del estado, distinguiéndose por su aroma y sabor.

No podía faltar la carne, representada en las excelentes salchichas alemanas. Entre ellas, destacamos el Kochwurst, salchicha cocida con carne de cerdo que, en algunas ocasiones, lleva añadidos hígado o lengua de cerdo. O el Labskaus, típico plato compuesto de carne de ternera, patatas, arenque en salmuera, cebollas y remolacha. Para los más aficionados a la olla, y más concretamente a las sopas, también existen platos tradicionales. Como ellos son la sopa de mantequilla con albóndigas elaboradas con harina o la sopa de col verde.

En épocas más familiares y tradicionales, como son las navidades, no faltan las delicias típicas de las mismas. Entre ellas, destacamos un plato elaborado con col verde y Kassler (filetes de cerdo de Sajonia), o, dentro de los pescados, las famosas, en la zona, carpas de Nochevieja.

Para acompañar todas estas opíparas comidas, una buena bebida tradicional alemana nunca viene mal. Cervezas y Schnaps se sirven en pequeñas cantidades. El Köm es una bebida destilada de origen escandinavo con un cuarenta por ciento de alcohol (mejor para después de comer).

Y para finalizar un rico almuerzo o una sabrosa cena, que mejor que probar los dulces típicos del estado de Schleswig-Holstein. La Mädchenröte es una natilla de color rosa con un dulce sabor. O la Berliner Pfannkuchen, una especie de bizcocho redondo, relleno de mermelada de ciruela. Y si queremos incluir delicatessen de los países escandinavos, podemos degustar el Rote Grütze, postre de frutas rojas con salsa o helado de vainilla, de origen danés.

Y se acabó. Con el estado de Schleswig-Holstein finaliza este viaje por el arte culinario alemán que comenzó, allá por el mes de octubre de 2012, en el estado de Hamburgo. Esperamos que haya servido para incrementar su curiosidad por esta sabrosa parte de la historia de Alemania.

Vía | wikipedia
Foto | flickr-Konstantinos Dafalias

El Museo de Títeres de Lübeck
Ocio y cultura

El Museo de Títeres de Lübeck

Escrito por: slopez
25 Octubre 2012
3 Comentarios
2 minutos

La ciudad de Lübeck (o Lubeca) se encuentra situada al norte de Alemania, en el estado de Schleswig-Holstein, siendo la segunda en población en esta zona después de Kiel. Su casco antiguo fue nombrado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1987, destacando sus construcciones en estilo gótico de ladrillo.

Uno de los lugares más interesantes de esta localidad alemana es el Museo de Títeres, en cierto modo escondido en un callejón del casco antiguo de la ciudad. Dicho callejón es llamado Kolk, situándose cerca del Holstentor (Puerta Holsten) y debajo de la Petrikirche (Iglesia de San Pedro). A la vez, el museo reproduce representaciones teatrales para todos los públicos.

El museo tiene carácter privado, aunque está abierto al público durante todo el año, y se encuentra ubicado dentro de 5 casas medievales que muestran la típica arquitectura gótica del lugar, siendo reconocido por ello en el mundo entero. En él se representa la historia del teatro de títeres alemán y mundial a través de los mismos. Unos mil objetos de tres siglos y tres continentes diferentes (Europa, África y Asia) se pueden apreciar allí.

Desde marionetas manejadas con hilo, con dedo o con bastón, pasando por muñecos para ventriloquia, fantoches de sombras chinescas o títeres mecánicos. Todo ello para deleite de los visitantes que quieran acercarse a este museo tan particular de Alemania. Cuatro titiriteros profesionales presentan variados programas de teatro, con cuentos de hadas para niños y cuentos internacionales, obras de teatro clásicas, musicales, óperas y cabaret para adultos, ya dentro de los espectáculos nocturnos.

Las familias que lo desean, pueden hacer reservas para que sean representadas obras en algún tipo de evento como un cumpleaños o una fiesta privada. Este museo puede ser visitado en el número 16 del Kolk, en Lübeck, teniendo un horario desde abril a octubre de 10 de la mañana a 6 de la tarde, de lunes a domingo, y desde Noviembre a Marzo, de 11 de la mañana a 5 de la tarde, de martes a domingo.

Vía | Wikipedia
Foto | flickr-erix!

La Kieler Woche, semana deportiva de la ciudad de Kiel
Costumbres y tradiciones

La Kieler Woche, semana deportiva de la ciudad de Kiel

Escrito por: slopez
14 Octubre 2012
2 Comentarios
2 minutos

Una de las mejores competiciones en regatas de vela que se pueden contemplar en el mundo se sitúa en la ciudad de Kiel, en el estado de Schleswig-Holstein. Celebrada siempre en la última semana de Junio, este evento cuenta además con espectáculos musicales, exposiciones gastronómicas y una inauguración nocturna con fuegos artificiales de gran belleza.

La Semana de Kiel se lleva celebrando desde 1882, viéndose interrumpida solamente por la irrupción de las dos grandes guerras mundiales del siglo XX. Veinte veleros participaron en la primera prueba, en el año referido anteriormente, produciéndose la competición entre oficiales de la marina y profesionales del mercado de la zona. Su objetivo inicial era la mejora en las relaciones comerciales internacionales. Todo ello se ha mantenido desde hace 130 años.

La mayor parte de las regatas comienzan en el puerto de Kiel (Schilksee). Alrededor de 2.000 barcos pertenecientes a 50 países distintos y formados por casi 5.000 regatistas, forman parte de este monumental evento que recorre la costa de Kiel y que atrae cada año a millones de turistas.

El último sábado de la Kieler Woche se celebra, desde 1998, el desfile Windjammer, en el que se pueden apreciar barcos de todos los tamaños, barcos de vela tradicionales, históricos barcos de vapor, cientos de yates e, incluso, buques de guerra de otros países.

Además, la competición incluye, desde 1948, otra dentro de si misma sobre el diseño de la presentación en carteles de la Kieler Woche. Numerosos artistas gráficos presentan sus trabajos en este concurso de diseño, de gran repercusión internacional. Muchos de los que han presentado trabajos en Kiel, han obtenido premios a posteriori en otros certámenes a nivel mundial.

Para los que decidan disfrutar de esta semana de regatas (que en realidad dura nueve días), se recomienda por cercanía el hotel Birke, situado a 10 minutos del centro de la ciudad de Kiel, con unas hermosas vistas de granjas y pequeñas cabañas, típicas de la Alemania campesina. El hotel cuenta también con un magnífico restaurante y está situado en la Martenshofweg. Para los amantes del deporte, y mucho más para los aficionados a las regatas de barcos, este evento se presenta como uno de los más importantes del mundo, al que se debe asistir, al menos una vez en la vida.

Vía | cnnexpansion
Foto | flickr-jhnnsstnbrg


Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.