El Museo de la Piratería, en Teguise

por el 12 agosto 2016

Teguise, en Lanzarote, cuenta con un museo dedicado a los piratas

Las Islas Canarias, siglos atrás, eran pasto de los piratas. Tanto desde que formaban parte del Imperio Español como incluso antes de eso, estos ladronzuelos del mar eran frecuentes en las costas de estas islas tan apartadas de todo vínculo con un continente y tan difíciles de defender.

Canarias y especialmente Lanzarote eran habitualmente atacadas por piratas

De ahí que para proteger a las islas, tan importantes para las arcas españolas pues eran parte de la ruta de los barcos que venían con las riquezas desde América, se construyeron una serie de castillos en puntos estratégicos. Por ejemplo, en la isla de Lanzarote encontramos el Castillo de Santa Bárbara, dentro del municipio de Teguise, construido durante el siglo XVI. Por su ubicación en alto, servía para divisar desde lejos los barcos piratas, e igualmente servía como mazmorra para encerrar a los malhechores que pillaban en las batallas por la defensa de la isla.

Qué mejor lugar que esta fortaleza, cuyo uso militar se perdió paulatinamente a lo largo del siglo XIX hasta quedar completamente abandonada, para albergar el Museo de la Piratería. En el año 2011, después de que el Castillo albergara un museo dedicado a la emigración, se adaptó para albergar un nuevo espacio expositivo, de mucho más tirón en los tiempos que vivimos.

Piratas franceses, ingleses, turcos o berberiscos cobran protagonismo en este museo

El museo se centra en la historia de la piratería, separando en un bloque las vivencias más locales, las referidas a la localidad de Teguise, y en otro bloque las vivencias más generales, referidas a la piratería sufrida por las Islas Canarias. Un repaso a la historia, con mucho de audiovisual, donde cobran protagonismo los más famosos piratas: los berberiscos, los piratas de Argel o los corsarios ingleses como Francis Drake o Robert Blake, de los que tantas y tantas historias se han oído, especialmente en las costas españolas.

El Museo de la Piratería abre todos los días, entre las 10:00 y las 16:00 horas, cerrando solamente algunos festivos como Navidad, Añonuevo o el día de Reyes. El coste de la entrada para los no residentes en Canarias es de sólo tres euros.

Como veis, es más que posible realizar visitas culturales en lugares paradisíacos como Lanzarote, y ésta, ya que va de piratas, seguro que es de la que gusta a los niños. Lo mismo, tras conocer estas historias, se despierta el interés por conocer las muchas otras fortalezas históricas que hay por la isla.

Foto y Web oficial | Museo de la Piratería

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información