El parque minero de Almadén nos invita a conocer el interior de Castilla-La Mancha

por el 12 Febrero 2015

parque_minero_Almaden

Durante siglos, las explotaciones mineras han sido fuente de riqueza para muchas partes de España. Pero poco a poco, por la falta de mineral o quizá porque dejaban de ser rentables, las minas han ido cerrándose en nuestro país. Muchas han quedado olvidadas y abandonadas, pero alguno de esos parques mineros se han reconvertido en espacios museísticos que retoman la actividad pasada para mostrarla a los visitantes.

Es el caso del parque minero de Almadén, situado en esta población de Ciudad Real nos lleva hasta los tiempos en que cientos de personas se afanaban en su interior para sacar cinabrio, uno de los elementos que después dará lugar al mercurio.

El visitante se encuentra con un centro de interpretación sobre lo que va a ver: el interior de una de las minas más antiguas del mundo, según nos informan en el mismo lugar. La actividad cesó en el año 2003 y el año 2012 fue considerada, junto al conjunto de Almadén como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

En la recepción encontramos varias maquetas de la mina, que muestra parte de su recorrido, con los edificios y zonas más importantes a la vista. En el Centro de Interpretación, que está ubicado en el edificio de compresores muestra como ha ido cambiando y evolucionando la tecnología minera utilizada en las galerías de Almadén.

Después, se puede bajar ya por el pozo de San Teodoro, un descenso de 50 metros por debajo de la tierra que conduce hasta la mina, donde comienza el recorrido por las instalaciones de la mina. La ambientación de la mina está pensada para recrear con mayor fidelidad las condiciones de los trabajadores, pero pensado para que los visitantes puedan recorrer con total seguridad la mina.

En el centro del recorrido se encuentra el baritel de San Andrés, que se construyó en la primera mitad del siglo XVIII y que permitía que los animales de carga hicieran más ligero el trabajo de los mineros. Tras esta visita se llega al Museo del Mercurio, ubicado en el almacén del mercurio en tiempos pasados.

La visita se puede completar con el resto de edificios e instalaciones que han ido surgiendo alrededor de la mina y el trabajo realizado en ella, como el Hospital de Mineros, la Academia de Minas o la cárcel de forzados. Una visita para descubrir la fuente de ingresos de esta población durante dos milenios, que hoy, con la producción cerrada, continúa siendo una gran motor económico para la zona.

Página oficial | Parque Minero de Almadén

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información