El Santo Grial, de San Juan de la Peña a la Catedral de Valencia

por el 12 enero 2017

Réplica del Santo Grial en un monasterio de Huesca

El Santo Grial es una de las reliquias cristianas sobre la que más leyendas circula. Son muchos los lugares que presumen de tener el auténtico Santo Grial (más allá de que éste exista todavía o siquiera haya existido), si bien una de las leyendas con más fuerza tiene su germen en España y en el antiguo Reino de Aragón.

Esa historia cuenta que San Lorenzo, patrón de Huesca, custodió el Santo Grial y decidió repatriarlo a casa. Así es como este cáliz acabó en nuestro país, España, y así es como desde entonces se ha venerado. Para entender bien y conocer del todo esta leyenda del Grial español, hay dos lugares claves: el Monasterio de San Juan de la Peña y la Catedral de Valencia.

San Juan de la Peña, en Huesca

San Juan de la Peña es un monasterio que se encuentra en la provincia de Huesca, cerca de la ciudad de Jaca. Está construido junto a una peña, o prácticamente incrustado sobre la roca, por lo que se trata de uno de los lugares más singulares de la región. Además de eso, hay que señalar su importancia histórica, pues ahí descansan los restos de varios de los Reyes de Aragón en el Panteón real.

Cuenta la historia que el Santo Grial llegó a este monasterio cuando se construyó, allá por el siglo XI. Dada la importancia de este monasterio y dado que era vía de paso de muchos caminos, entre ellos el Camino de Santiago, se aconsejó el custodio de la reliquia en este monasterio. Hoy día se expone una réplica de ese cáliz, que dicen que puede datar del siglo I, y que tomó rumbo a Valencia en el siglo XV.

Catedral de Valencia

Hay que señalar que la historia cuenta que el Santo Grial llegó a Valencia como pago de una ayuda militar que prestó la ciudad al rey Alfonso V. Así, el cáliz sagrado pasó a formar parte de los tesoros del templo valenciano y llegó a usarse hasta que por un caída estuvo a punto de romperse. Hoy día se expone en la antigua sala capitular, renombrada ahora como Capilla del Santo Cáliz.

La Seu valenciana es del siglo XIII y está consagrada, como era costumbre en la época, a la Asunción de Nuestra Señora. De estilo gótico valenciano, se construyó sobre la antigua mezquita de la ciudad, que a su vez estaba sobre un templo visigodo. Amén de por su arquitectura y por la historia del cáliz, la Catedral valenciana destaca por sus frescos y sus obras de arte.

Foto | Flickr – Catedrales e Iglesias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información