El Teatro Romano de Cartagena, un monumento milenario que se encontró hace muy poco

por el 30 Septiembre 2015

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cartagena es una de las ciudades más antiguas e importantes de España, ya que durante siglos fue uno de los puertos del Mediterráneo que sirvió como centro de comunicaciones con el resto de las naciones. Establecida sobre la antigua Cartago Nova, Cartagena sigue siendo un puerto muy importante que acoge restos de las civilizaciones que vivieron allí y que nos permite conocer más acerca de como se vivía allí.

En esta ciudad todavía quedan restos por descubrir y la prueba es que el Teatro Romano no se encontró hasta el año 1988. Tras varios años de abandono, fue recuperado poco a poco y se habilitó para que fuera visitado por turistas y los propios murcianos. Junto a él se construyó un museo, en el que se puede conocer parte del pasado de esta milenaria ciudad y descubrir alguno de los restos arqueológicos que nos dejaron los romanos.

Al Teatro Romano de Cartagena se accede desde el Museo, que fue diseñado por el arquitecto Rafael Moneo y que incluye cuatro zonas. La primera es la que permite recuperar la trayectoria del solar del Teatro Romano de Cartagena, desde su edificación hasta su descubrimiento. Se puede ver cómo se construyó un mercado sobre el mismo y luego otras edificaciones, con usos diversos.

En la Sala 1 se pueden ver muestras de la arquitectura del Teatro, que muestra como fue concebido como un gran monumento en cuya construcción participaron diversos oficios, que están representados en esta sala. Una serie de elementos interactivos permiten conocer cómo era el Teatro y como elemento principal, figura la imagen de Augusto, bajo cuyo auspicio se construyó el Teatro.

La Sala 2 acoge una explicación sobre cuál era la función del Teatro Romano de Cartagena, con una especial atención de las imágenes que poblaban el monumento. De ahí se pasa al Corredor Arqueológico, el punto de unión del Museo con el propio Teatro Romano. Pasa por debajo de la Iglesia de Santa María, con la posibilidad de ver la evolución de la construcción del templo.

Por último, una pasarela conduce hasta el Teatro, que se muestra en todo su esplendor y que se puede visitar, ya conociendo sus características gracias al paso por el Museo. Esto aporta una nueva visión al monumento, ya que se ha descubierto en las anteriores salas, con lo que el visitante puede situarse y ver con otros ojos el Teatro.

Foto | Amaianos – Flickr
Página Oficial | Teatro Romano de Cartagena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información