Gaudí fuera de Cataluña, sus tres edificios

por el 9 Octubre 2017

La Casa Botines, en León, fue diseñaada por Gaudí

Antonio Gaudí es uno de los más importantes arquitectos de la historia de España. Su gran capacidad creativa le llevó a realizar obras de todo tipo (casas, iglesias, bodegas, escuelas …) y ganarse el reconocimiento internacional, al punto de que siete de sus obras son Patrimonio de la Humanidad.

Fuera de su región natal, Cataluña, Gaudí trabajó poco. De hecho, son solamente tres los edificios que diseñó: El Capricho, en Comillas (Cantabria), el Palacio Episcopal de Astorga, en la provincia de León, y la Casa Botines, en León capital.

El Capricho

Por unos vínculos familiares con Güell, el principal mecenas de Gaudí, el abogado Máximo Díaz de Quijano convenció a Gaudí para que trabaja por primera vez fuera de Cataluña. Fue en 1881 y en Comillas, una población de la región de Cantabria, donde el arquitecto español creó “El Capricho”, el nombre popular con el que se bautizó a la extravagante residencia de verano de los Quijano. Caída en el abandono tras la Guerra Civil, fue sede de un restaurante y ahora es sede de un museo, con una exposición sobre los primeros años de Gaudí, sobre cómo llegó a construir este edificio y sobre la historia del mismo.

Palacio Episcopal de Astorga

A finales del siglo XIX, Astorga necesita un nuevo Palacio Episcopal y el obispo de entonces, que era natural de Reus, acude a su paisano Gaudí. Éste acepta el trabajo y hasta realiza varios viajes a la localidad para seguir de primera mano las obras, cosa que nunca hizo en Comillas, aunque lo deja por finalizar (y esto hace que el palacio no se acabe hasta 1915) tras la muerte del obispo, por desavenencias con el nuevo Cabildo. De estilo neogótico, curiosamente el palacio nunca llegó a ser residencia de ningún obispo salvo algunos años en la década de los 50, pasando posteriormente a ser sede del Museo de los Caminos, dedicado al Camino de Santiago.

Casa Botines

De la misma época que el Palacio Episcopal de Astorga es la Casa Botines, un proyecto que Gaudí aceptó por la cercanía y también por mediación de Güell, que tenía intereses comerciales con la sociedad que formaban Botines, Fernández y Andrés. El edificio, neogótico en su exterior y modernista en su interior, es uno de los más llamativos de León (con sus torres, sus ventanales y la estatua de San Jorge y el Dragón) y pertenece actualmente a la Fundación España – Duero. En abril de 2017 abrió sus puertas como museo y así los leoneses y turistas pudieron disfrutar por primera vez adentrarse en el interior de este edificio.

Foto | Flickr – José Antonio Gil Martínez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información