La Galería de Fusileros de Badajoz, abierta al público tras décadas tapiada

por el 26 noviembre 2015

baluarte_san_pedro_badajoz

El Baluarte de San Pedro de Badajoz es una de las fortificaciones que defendían la ciudad de los ataques externos durante los conflictos de siglos anteriores. En él se puede visitar desde hace muy poco una de las galerías de fusileros que se construyeron para ofrecer a los defensores un lugar resguardado para mantener a raya a los atacantes. Se construyó el año 1772 y sirvió como línea defensiva de manera muy eficaz durante varios conflictos.

Fue una idea del ingeniero Pedro Ruiz de Olano, quien buscaba agrandar los baluartes de la ciudad. En lugar de rellenar esa ampliación de tierra, se pensó en convertirla en una galería de fusileros. De una longitud de 60 metros, consta de cuatro segmentos con cuatro aspilleras para fusileros. En total son 16 las aberturas que permitían disparar al exterior de manera segura. Estuvo en servicio durante toda la Guerra de la Independencia, aunque después fue perdiendo su valor estratégico y en a principios del siglo XX se cedió al ayuntamiento de la ciudad.

En los años 40 perdió su calidad militar, cuando se alojó en ella a cientos de personas, debido a unas inundaciones que hicieron perder a estos refugiados sus hogares. Después se cegó la entrada y no fue hasta el año 2013 cuando se volvió a abrir. El ayuntamiento consideró la posibilidad de convertirlo en una atracción turística y comenzó a reformarlo. Desde principios del año 2015 se puede visitar, ya que además de habilitar el acceso se ha creado un recorrido con paneles informativos que permiten conocer cómo funcionaba esta línea de defensa de la ciudad.

En la parte superior se han colocado dos réplicas de artillería como las que había en su momento. No se trata de piezas auténticas, ya que el Ministerio de Defensa, que conserva este tipo de piezas, no cedió piezas originales ya que no suelen prestarse para exhibición en exteriores por su alto valor histórico.

Para ambientar bien el espacio, a través de varios altavoces suena una banda sonora de ambiente con disparos, que traslada al visitante al momento en que se utilizaba y que permite comprobar el impacto sonoro que se producía mientras los fusileros disparaban a través de las aspilleras.

Por el momento solo se puede visitar durante los fines de semana y las fiestas de mucha afluencia de turistas, como la Semana Santa, con un horario de 10 a 14 horas por la mañana y de 17 a 19 horas.

Foto | Turismo Badajoz

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información