El Peñón de Ifach, el símbolo de la Costa Blanca en Calpe

por el 5 Mayo 2017

dav

Alicante es una de las provincias más queridas por los veraneantes, tanto españoles como extranjeros y sus costas ofrecen lugares muy interesantes para disfrutar de varios días de asueto y distracción. Entre sus pueblos costeros encontramos Calpe, una población de apenas 20.000 habitantes que en verano ve incrementar el número de residentes a 150.000. Y no es para menos, porque tiene uno de los entornos más atractivos de la costa alicantina, gracias al emblemático Peñón de Ifach, que es visible desde cualquier punto de la costa.

Esta elevación, que se adentra en el mar y separa las dos playas más conocidas de la ciudad alicantina, tiene una altura de 332 metros y está considerado como Parque Natural de la Comunidad Valenciana, aunque como curiosidad, hay que destacar que es el más pequeño, no de la misma, sino incluso de toda Europa. Su superficie es de apenas 47 hectáreas, aunque es tan singular que es uno de los más visitados del continente.

peñon-ifach-calpe-2

No hay más que acercarse a Calpe para sentirse atrapado por esta mole de piedra y vegetación que preside la localidad y que se ha convertido en símbolo de la Costa Blanca. La visita al peñón puede comenzar en su base, donde se ubica el puerto y desde donde arranca el Paseo Ecológico Princesa de Asturias. Discurre a lo largo de un kilómetro y desde los miradores que se ubican en su recorrido se obtienen unas imágenes espectaculares de la zona costera.

Junto a él hay una rica flora, que ofrece un espectáculo increíble a lo largo de todo el año. Las gaviotas sobrevuelan el paseo, creando un marco natural impresionante que invita a pasear por este recorrido hecho de piedra natural y que permite ver el peñón desde la parte inferior sin problemas.

Para acceder al Parque Natural y comenzar la ascensión hasta el pico del Peñón hay que subir un poco, aunque existe un pequeño parking donde dejar el coche. Eso sí, a partir de la verja ya se tiene que ascender andando. El primer tramo está asfaltado y resulta cómodo subir por él. A unos 250 metros se encuentra el edificio del Centro de Interpretación, donde se puede conocer mejor el Peñón y el Parque Natural donde está ubicado. Paralelamente a este camino principal hay pequeñas sendas que permiten acceder a miradores donde tener vistas de las dos principales playas de Calpe e incluso ver el skyline de Benidorm, muy cercano a la población.

dav

Durante la ascensión al pico se puede encontrar un antiguo poblado medival, que se construyó en el siglo XIII, pero que solo fue utilizado durante unos 60 años, quedando desierto y destruido por el paso de los años. Aún así, se conservan restos arquitectónicos que permiten recrear en la mente su composición y su momento de mayor esplendor. Frente a los muchos miradores hay bancos para poder relajarse un poco y descansar antes de la segunda fase de la ascensión, que es más complicada.

El segundo tramo es más pesado, ya que no tiene sendas y se trata de una ruta de montaña. Pese a eso, para conseguir llegar sin mucha dificultad hay tramos en los que se han colocado cuerdas y otros elementos que permite subir por las partes más complicadas, formadas por piedras y cuestas complicadas.

Al llegar a la cima, solo se puede que admirar las vistas, que comprenden la costa más cercana, con Benidorm al lado y si hay buenas condiciones de visibilidad, incluso se vislumbra Ibiza en el horizonte. El esfuerzo vale la pena por el regalo que encontramos allí arriba.

Foto | Tuscasasrurales – Flickr
Fotos | Víctor Alós

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información