Viajar con tu perro en el tren, normas, consejos y obligaciones para tener un viaje agradable

por el 6 Julio 2017

Viajar con nuestra mascota no es algo extraño y es una cosa que cada vez es más popular. Cada vez más hoteles reciben con gusto a nuestras mascotas y por ello se puede viajar sin tener que dejarlas en casa o en una guardería canina. Si se viaja en coche, hay que tener en cuenta varias cuestiones de seguridad y comodidad, para que el viaje sea lo más agradable posible. También sabemos lo que tenemos que hacer para viajar en avión, y hoy nos vamos a detener en los viajes en tren.

Renfe permite que los perros viajen a bordo de sus trenes, pero pone varias condiciones que han de seguirse para evitar problemas. En el caso de trenes de cercanías, no es necesario abonar ningún billete para el perro. Eso sí, los perros han de ir convenientemente sujetos y con bozal, para evitar pequeños problemas con otros pasajeros. Los perros han de ir convenientemente identificados con una placa en el collar, para poder localizar de manera fácil y rápida al propietario.

Un tren llegando a la estación de Lisboa

En otras líneas, para viajes de media y larga distancia, hace falta un transportín para llevarlo. El tamaño del animal es importante para determinar si puede viajar en el tren. Normalmente se establece un peso máximo de 10 kg, aunque para animales de mayor tamaño se ha de consultar con la compañía, para que de los oportunos permisos.

Los perros han de estar identificados con una placa y llevar bozal para evitar problemas. Solo se puede llevar un animal por persona y el tamaño máximo del transportín se establece en 60 x 35 x 35 cm, que sea seguro y que puedan retirarse las deposiciones del animal. Obviamente, un perro de mayor tamaño no puede ir en un transportin de estas características, aunque cuando la compañía dé el permiso ofrecerá la información concreta para que están cómodos.

El precio sigue siendo el 25% de un billete normal, excepto si se viaja en una categoría superior, que tienen la posibilidad de viajar con un perro sin coste adicional. En general, se ha de llevar toda la información del animal y llevarlo de manera que no se altere y que no cause molestias, bien sujeto y controlado en todo momento y con todas las garantías de seguridad e higiene.

Por supuesto, los perros de asistencia, como los lazarillos, viajan de forma gratuita y sin que se le apliquen las limitaciones de los otros perros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información