La Mansión Greystone, un lugar de cine en Beverly Hills

por el 19 octubre 2016

La Mansión Greystone es uno de las casas más famosas de Beverly Hills

La ciudad de Beverly Hills, a las afueras de Los Angeles, es un lugar famoso por la cantidad de personas ricas y famosas que viven en ella. Pasear por algunas zonas de la ciudad es recorrer calles y calles con mansiones y casas lujosas de amplios jardines, y muchos lo hacen con la esperanza de encontrar alguna cara conocida.

La Mansión Greystone es una de las más populares de Beverly Hills ya que aparece en muchas series y películas

Una de las mansiones más famosas de esta ciudad del estado de California es la Mansión Greystone. Se trata de una casa antigua, construida en los años veinte, y que no está precisamente en su mejor estado, pero los jardines que la conforman son un espacio público, al igual que la propiedad, y ha aparecido en numerosas películas y series en los últimos tiempos.

Películas como X-Men, El Prestigio, La Red Social o El Gran Lebowsky, y series de televisión como Crónicas Vampíricas, Arrow, Las Chicas Gilmore o hasta Falcon Crest. En todas ellas ha aparecido esta Mansión Greystone, ya sea para tomas de interiores o para tomas de exteriores, y solamente estamos citando algunas, porque la lista es bastante larga.

Aunque, realmente, la Mansión Greystone no es popular en la historia americana por ser un lugar de cine, sino por otra cosa. Lo es porque es una de esas casas con leyenda negra, señaladas como malditas desde que sucedieron unos sucesos en ella, bastante tiempo atrás.

Como decíamos antes, la casa se construye sobre la década de los veinte y es un regalo del magnate del petroleo Edward Doheny a su hijo Ned. Éste, junto con su esposa Lucy y los cinco hijos que formaban la familia, se instalaron en esta Mansión Greystone que, por entonces, era la casa más cara que se había construido en todo Beverly Hills, pero la felicidad duró poco.

La muerte del dueño de la mansión y su secretario nunca llegó a esclarecerse

Apenas cinco meses después de establecerse en su nuevo hogar, en febrero de 1929, Ned apareció muerto en uno de los cuartos de invitados junto con Hugh Plunket, su amigo y secretario. La versión oficial es que Hugh asesinó a Ned y luego se quitó la vida, pero el crimen realmente nunca llegó a esclarcerse qué sucedió en ese lugar, quién mató a quién o si fue un suicidio colectivo.

La mansión ha pasado por varias manos y desde los setenta es propiedad municipal, alquilada a los estudios de cine y televisión como sitio de rodaje. Y a pesar de que no llegaron a sucederse otros crímenes o sucesos extraños, la etiqueta de maldita ya nunca se le ha quitado y es uno de los lugares a que los más gente se acerca en fechas como Halloween.

Foto | Flickr – Andrew Hitchkock

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información