Los otros carnavales de Estados Unidos

por el 6 febrero 2016

5484958822_fb5685514f_z

Cuando se habla de Carnaval en Estados Unidos, se piensa en la celebración del Mardi Gras, que se suele ubicar en Nueva Orleans, aunque no es el único lugar donde se celebra. Si bien este es el que más fama internacional tiene, hay otras ciudades del país que celebran esta celebración que permite a los creyentes disfrutar al máximo de la comida y otros placeres antes de la llegada de la Cuaresma, los días previos a la Pascua.

En San Luis, Missouri, se celebra el Carnaval de Soulard, una celebración que se realiza en el barrio del mismo nombre. Una de sus principales características son los coloridos disfraces que se pueden ver en los distintos desfiles que se realizan cada día, sobre todo el Fat Tuesday, que es otra manera de llamar al Mardi Gras. También se celebran los populares Desfiles de Perros, otro de los signos de identidad de este carnaval.

Otro de los más conocidos es el que se celebra en Mobile, Alabama. Es incluso más grande y espectacular que el de Nueva Orleans y es el primero que se celebró en el país. Data del año 1703 y como en el resto de los lugares donde se celebra el Carnaval en Estados Unidos, el alcohol, los collares y la diversión se adueñan de la ciudad y de sus habitantes.

Gavelston, Texas, es otro de los lugares donde se celebra el Mardi Gras. En este caso, se trata de soprender a los visitantes y a los propios vecinos con propuestas más extravagantes y divertidos. Se trata de que en los días en que se celebra, todo sean risas y diversión.

Los habitantes de Long Beach, California, prefieren organizar unos Carnavales más similares a los que se celebran en Río de Janeiro, al igual que en Miami, donde la herencia hispana ofrece un colorido y divertido Carnaval plagado de ritmos caribeños. La ciudad más cosmopolita del país, Nueva York, también tiene un hueco para el Carnaval, igual que Nueva Jersey, que también se une a esta celebración que, de una manera u otra, celebra el fin del invierno y prepara la llegada de la p

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información