Las catedrales de Helsinki, símbolos de la capital de Finlandia

por el 6 Marzo 2017

La Catedral luterana de Helsinki es uno de los símbolos de la ciudad

Hoy os vamos a hablar de uno los símbolos de Helsinki, su Catedral. La imagen de esta iglesia blanca de corte neoclásico es sin duda una de las imágenes que representan la capital de Finlandia, de ahí que sea uno de las atracciones turísticas de la ciudad que más visitas recibe.

La historia de esta Catedral luterana comienza en el siglo XIX, cuando empieza su construcción. Como por entonces Finlandia pertenecía a Rusia, la Catedral se bautizó con el nombre de San Nicolás en honor al zar Nicolás I y se inspiraron para su construcción en la Catedral de San Petersburgo. Fue el arquitecto alemán Carl Ludvig Engel quien diseñó esta iglesia de planta de cruz latina, así como el resto de elementos que componen la plaza en la que se ubica, la Plaza del Senado.

Por su ubicación y por su estilo, esta Catedral es fascinante por fuera. Sin embargo, por dentro es una iglesia de lo más modesta y sin apenas decoración y obras de arte, cosa por otra parte típica de las iglesias luteranas. Por eso, la mayoría de los turistas no suele hacer una visita al interior de este templo religioso.

La Catedral ortodoxa de Helsinki es fácil de reconocer por su ladrillo rojo

Pero la luterana no es la única Catedral que hay en la ciudad de Helsinki. Aunque la mayoría de los fineses profesan esta corriente religiosa, también hay una gran comunidad de cristianos ortodoxos que tienen en la Catedral ortodoxa de Uspenski la sede principal de su fe en todo el país.

Esta Catedral ortodoxa es posterior a la luterana, pues si bien aquella se construyó entre 1830 y 1852, ésta no comienza su construcción hasta 1862. Curiosamente para entonces ya había fallecido Alexey Gornostaev, un arquitecto de origen ruso que fue quien diseñó esta Catedral con sus características trece cúpulas en representación de Jesús y sus doce apóstoles. Si la luterana es un templo blanco, la ortodoxa es un templo de ladrillo rojo típico de la isla de Aland en el Mar Báltico, creando un curioso contraste de color sobre la panorámica de los cielos de Helsinki.

Considerada como la mayor iglesia de la religión ortodoxa en la Europa occidental, el acceso a su interior es completamente gratuito. La decoración aquí es mucho más llamativa que la sobria tradición luterana, destacando el altar mayor con su retablo recubierto de oro y sobre todo por la gigantesca lámpara de araña que pende sobre él.

Foto 1 | Flickr – Utpal Valshnav
Foto 2 | Flickr – Tomi Lattu

1 comentario en el artículo

  1. Michan

    Hola! He visitado bastantes veces Finlandia, sobre todo Helsinki, y por ende conozco bastante bien ambas catedrales. Por esto, puedo decir que tu visión es bastante acertada, así que enhorabuena! 🙂

    Sobre la luterana, que en su interior no ofrezca tanto se puede deber a una interpretación de que la Iglesia tiene que expresar austeridad, no mostrar grandes lujos. Me parece que, en este sentido, la catedral lo cumple y, a pesar de todo, su imagen es espectacular. Por fuera sí que luce más que por dentro. Igualmente, me parece que no está de más visitar su interior, tiene cosillas interesantes.

    En cuanto a la ortodoxa, a mí me gusta más cómo es por fuera que por dentro. Los colores heredados de la época de dominio ruso me fascinan, aunque en su interior me parece algo sobrecargado. También es verdad que cuando he ido estaban haciendo obras… Pero de todas formas son bonitos los detalles de su interior.

    Un saludo! 😀

    PD: He tenido que volver a escribir el comentario, se me ha actualizado la página sola cuando estaba tecleando… xD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información