Irán se abre al turismo con visados de tres meses

por el 14 Julio 2016

Irán posibilita visados de tres meses para visitar el país

Hasta ahora, viajar a un país como Irán era bastante complicado. Más allá de la situación en la que se encuentra este país de Oriente Medio y sus particularidades propias, los interesados en, pese a todo esto, conocer Irán se encontraban con la problemática de conseguir un visado que les permitiera moverse libremente por el país.

Conseguir un visado para Irán es una tarea bastante farragosa

Esta situación viene cambiando en los últimos años. Entre que ha coincidido los levantamientos de las sanciones económicas que pesaban sobre Irán con la creciente demanda de turistas extranjeros para ingresar al país, el gobierno ha decidido ir abriendo poco a poco sus fronteras a los extranjeros.

Así, ahora en Irán se entregarán visados de hasta tres meses para aquellos que lo soliciten al entrar al país. Es un primer paso que no soluciona del todo la problemática de solicitar el visado (que se debe hacer con un mes de antelación por lo menos) y que en absoluto soluciona los problemas que tienen los ciudadanos estadounidenses o los que luzcan en su pasaporte un sello de haber estado en Israel (que son deportados de inmediato), pero es un primer paso.

¿Y qué ocurre con los turistas de países como España, que son de los bienvenidos en Irán, a los que se le caduca el visado? Pues básicamente que por cada día que pasen irregularmente en el país irán acumulando una multa que luego tendrán que pagar obligatoriamente para poder salir del país. No será mucho dinero, porque el rial está bastante devaluado, pero puede suponer un problema si no se lleva el efectivo suficiente.

Llevar dinero suficiente en metálico y vestir con decoro son cuestiones a tener en cuenta

Y es que uno de los problemas de viajar a Irán es que hay que llevar la mayor parte del dinero en metálico. En los bancos no operan nuestras tarjetas de crédito, así que no podemos sacar dinero para situaciones de urgencia.

Por lo demás, en el país se están enterrando los viejos tópicos que rodeaban los viajes turísticos. Siempre que se mantenga cierto recato a la hora de vestir (nada de minifaldas, pantalones cortos o camisetas de tirantas) y siempre que se muestre el respeto suficiente, especialmente en los edificios religiosos, los turistas no van estar mal vistos ni van a ser reprendidos, aunque inevitablemente llamen la atención y sean objeto inevitable de miradas y cuchicheos.

La capital, Teherán, es la puerta de entrada a Irán. A partir de ahí, lo ideal es conocer las grandes ciudades que verdaderamente evocan a la antigua cultura persa. Lugares como Yazd, Isfahan, Bam y por supuesto Shiraz, desde donde se llega a la famosa Persépolis, son los lugares a los que sitios en los que vamos a conocer verdaderamente la historia y cultura de Irán.

Foto | Flickr – Yeowatzup

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información