El Padre Pío y su santuario en San Giovanni Rotondo

por el 19 Marzo 2017

La Iglesia de San Pío es una de las más grandes de Italia

El Padre Pío es uno de los personajes religiosos más controvertidos que ha habido en el siglo XX. A lo largo de su vida, a este fraile capuchino y sacerdote se le atribuyeron numerosos milagros de curaciones y otros poderes sobrenaturales, amén de que lució estigmas en manos, pies y costado, durante prácticamente cincuenta años de su vida, hasta su muerte.

El Padre Pío tenía y tiene miles de fieles

La iglesia investigó al Padre Pío y nunca sacó conclusiones claro, más allá de que aquello no era para nada sobrenatural y que debía tener algún tipo de explicación lógica. Durante diferentes épocas, se le impidió dar misa y tomar confesión, pero para el pueblo eran completamente ajenas las palabras del Papa de turno, porque se contaban por miles los que peregrinaban para conocer al milagroso personaje, hoy después de todo elevado a santo.

Natural del pueblo de Pietrelcina, en la región de la Campania, el Padre Pío desarrolló toda su obra (no sólo la milagrosa, sino también la eclesiástica y la caritativa y piadosa) en un convento de una población de la región de la Apulia, San Giovanni Rotondo, dentro de la provincia de Foggia, a la que acuden en peregrinación los miles de devotos que continúa teniendo la figura de este santo.

Lo hacen para ver, in situ, el cuerpo incorrupto del Padre Pío, que se expone para veneración de los miles de fieles que, por devoción y fe religiosa, han convertido a este pueblo de San Giovanni Rotondo y a su iglesia y convento en uno de los lugares más visitados de toda Italia y entre los más visitados también de Europa. El cuerpo del Padre Pío se encontraba anteriormente en la cripta de la Iglesia de Santa María de las Gracias, pero desde 2008 está en la anexa Iglesia de San Pío.

La Iglesia de San Pío es de las más grandes de Italia

Esta es una moderna construcción que se encuentra junto a la citada iglesia, obra del arquitecto Renzo Piano (autor también del diseño del Centro Pompidou de París o del Museo NEMO de Amsterdam). La iglesia no es una iglesia cualquiera, pues es la segunda más grande de toda Italia con una capacidad para más de seis mil personas, y se construyó con piedra de Apricena. Como es de suponer, toda la construcción se financió gracias a los aportes económicos de los fieles.

Aparte de esta moderna iglesia y de la de Santa María de las Gracias, se puede visitar el Convento de Capuchinos y ver la celda en la que habitó el Padre Pío durante tantísimos años. En el pueblo también se encuentra la Casa Alivio del Sufrimiento, un hospital fundado por él y que hoy día sigue en funcionamiento.

Foto | Flickr – Pietro & Silvia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *