Termas de Caracalla, uno de los baños más lujosos de la época romana

por el 3 Septiembre 2012

Los muros y los restos de bellos mosaicos en el suelo dejan ver su antiguo esplendor

Las Termas de Caracalla pertenecen a la época de la Roma Imperial, se inauguraron durante el mandato de Marco Aurelio Antonino Basiano, también conocido como el Emperador Caracalla. Actualmente, aunque siguen siendo visitadas y siguen impresionando, tan solo queda en pie parte de sus muros desnudos y restos de bonitos mosaicos.

Aún así es una de las mejor conservadas, su estructura nos permite imaginar la grandeza del edificio en sus orígenes. Es la segunda terma más grande y lujosa del imperio Romano (el primer puesto le corresponde a las Termas de Diocleciano).

Las termas permanecieron en funcionamiento durante más de trescientos años, aunque poco a poco fueron cayendo en el olvido y se abandonaron definitivamente en el año 537 tras una incursión de los bárbaros. A partir de entonces las termas sufrieron el expolio de elementos decorativos de materiales importantes. Un terremoto en el año 847 fue el culpable del derrumbe del edificio. Como dato curioso y para que te hagas una idea de la magnitud de sus bañeras de mármol debes de saber que algunas de ellas fueron trasladadas al centro de Roma para convertirlas en fuentes.

Para que te hagas una idea de la popularidad de las termas en la época romana y poder entender mejor la estructura del complejo es mejor conocer unos datos generales. Los romanos acudían a las termas como lugar de ocio. De hecho, el recinto donde se ubicaban tenía tabernas, bibliotecas e incluso lugares de culto a los dioses.

El recorrido consistía básicamente en ir pasando por unas salas cuya agua estaba a diferentes temperaturas. Se empezaba con las salas más calientes para finalizar con el agua fría. Para calentar las aguas a diferentes temperaturas se crearon dos hornos, uno interior y otro exterior. Los esclavos eran los encargados de mantener vivo el fuego y controlar las temperaturas.

Vía | Wikipedia
Foto | Flickr-Marcelo Nóbrega

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información