El Palacio Imperial de Tokyo

por el 27 mayo 2016

Palacio Imperial de Tokyo

La ciudad de Tokyo, capital de Japón, cuenta con un montón de atractivos turísticos. Uno que siempre aparece en todas las listas es el Palacio Imperial, y no es para menos, pues se trata de un edificio histórico, que se encuentra en la zona centro de esta gran ciudad y que es la residencia del emperador del país y su familia.

Su historia

El Palacio Imperial tiene sus orígenes en el Castillo Edo, sede de los shogun que tuvieron a Japón bajo su mando desde el siglo XVII. A la caída de los shogun, a mediados del siglo XIX, el edificio fue convertido en residencia de los emperadores del Japón, función que sigue teniendo hoy día.

El edificio fue destruido en buena parte durante los bombardeos que sufrió Tokyo durante la Segunda Guerra Mundial. Más 20 años después de que finalizara el conflicto bélico, se reconstruyó el palacio, siguiendo más o menos el estilo original.

El Palacio

Mucha gente todavía sigue llamando Castillo a este palacio, y es que continúa rodeado de una impresionante muralla y de un gran foso con agua, que sirve de estanque para los cisnes. Así pues, para acceder al recinto hay que cruzar por uno de los puentes de acceso que hay, conocidos como los puentes Nijubashi.

Ya dentro del recinto lo primero que encuentran los visitantes es el Jardín del Este, la única parte que se puede realmente visitar dado que el edificio sigue siendo residencia imperial. De ahí a que el resto de jardines y edificios de lo que otrora fue el mayor castillo del mundo quede a ciegas del turista.

Información para la visita

Como, repetimos, este palacio sigue siendo un edificio residencial, su visita al completo no es posible. Esto hace que mucha gente no lo recomiende, aunque el sólo hecho de ver las murallas y los fosos originales hace que merezca la pena, y dada su cercanía con la estación principal también lo hace interesante.

También hay visitas guiadas en japonés que llevan un poco más lejos, aunque son visitas bastante exclusivas. Y hay dos días señalados en los que se puede llegar a los pies mismo del palacio principal, aunque sin poder entrar en ningún edificio. Son el 2 de enero, para festejar el año nuevo, y el 23 de diciembre, para celebrar el cumpleaños del actual emperador, Akihito.

Foto | Flickr – Graham Stanley

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información