Los tres jardines más bonitos de Japón

por el 28 julio 2016

Los jarines de Kenrokuen son uno de los más bonitos de Japón

Japón es un país con preciosos jardines. La lista de espacios verdes a visitar en el país nipón es, por tanto, muy amplia, aunque a los japoneses les gusta reducirla a sólo tres, sus tres grandes que son Kairakuen, Kenrokuen y Korakuen. Ahora, vamos a conocer a los tres jardines más bonitos de Japón un poco más.

Kairakuen, en Mito

La ciudad de Mito cuenta como principal atractivo turístico con este parque de Kairakuen. Un parque que se construyó a mediados del siglo XIX, concretamente en 1841, y que cuenta con la peculiaridad de que desde el primer momento estaba abierto para todo el mundo cuando es tradicional que este tipo de lugares fueran exclusivos para los grandes señores.

El árbol más característico de este jardín de Kairakuen es el ciruelo, con alrededor de tres mil ejemplares. Es por eso que el momento ideal para visitar este parque de Mito es cuando los ciruelos están en flor, que viene a ser a partir de finales de febrero aproximadamente y durante el mes de marzo. La entrada, por cierto, es gratuita.

Kenrokuen, en Kanazawa

La ciudad de Kanazawa alberga un jardín llamado Kenrokuen, que nació sobre el siglo XVII como zona de descanso para los moradores del Castillo de Kanazawa. A lo largo de la historia y por diferentes motivos, el jardín fue cambiando su aspecto y a finales del siglo XIX se convirtió en un espacio abierto para todos los públicos, previo pago de entrada.

Con los pinos japoneses como uno de sus principales atractivos de entre sus ocho mil árboles, hay que señalar que su flor más conocida es la Kikuzakura, una variante de sakura que solamente vais a poder ver en este jardín de Kenrokuen. Además, aquí se encuentra la que está considerada como la fuente más antigua de todo el país nipón.

Korakuen, en Okayama

El jardín Korakuen se encuentra en la ciudad de Okayama, y no hay que confundirlos con los que hay en Tokyo con el mismo nombre. La creación de este jardín data del siglo XVIII y nacen, como es habitual, alrededor de un castillo. Su aspecto actual es de mediados del siglo XIX, y es concretamente en 1884 cuando pasan a ser propiedad municipal y abren al público.

El jardín de Korakuen ocupa una isla de algo más de 100 mil metros cuadrados en el río Asahi, que cruce la ciudad. La parte central del parque, con una serie de zonas de césped y lagos y puentes para cruzar estos, es lo más interesante, aunque a lo largo del recorrido disfrutaremos de todas las plantas divididas por zonas, destacando el lugar en el que están los cerezos.

Foto | Flickr – Kimon Berlin

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *