Qué hacer si tu hijo se enferma en un viaje

por el 22 Marzo 2017

Medidas para tener en cuenta

Puede suceder que al salir de viaje uno de tus niños se enferme. Hoy te contaremos que medidas podrás tomar en estos casos. Sabemos que viajar con un pequeño enfermo (en avión, auto o tren) puede resultar molesto y agotador, lo más importante es que se mantenga la tranquilidad.

Si estamos en nuestro hogar se tendrá todo lo necesario para atenderlo, pero si estamos en un viaje se podría complicar ya que no se tendrán las cosas ni se conocerá a dónde acudir, por eso tenemos que tener paciencia y poder pensar con claridad sin que su malestar se convierta en una crisis familiar.

Pensemos que nadie tiene la culpa de que el pequeño se sienta mal, por eso tenemos que escucharlo, atenderlo y reaccionar de la manera más tranquila posible. Cuando se viaja con niños se podrán llevar dos bolsas grandes (por si devuelve el estómago), además de un paquete de toallas húmedas y los medicamentos que usas bajo el consejos del médico para bajar la fiebre y atenuar el dolor. En el avión contarás con bolsas a tu disposición pero para actuar de manera más ágil será mejor tenerlas en el bolso de mano.

En el momento en que el niño se sienta mal olvídate que el resto de los pasajeros te está mirando, sabemos que las personas son curiosas pero lo más importante en ese momento es la atención al niño. Ten en cuenta que los padres siempre les trasmitimos nuestros sentimientos a los niños, si nos ponemos nerviosos ellos también lo harán y el cuadro podría empeorar.

En el momento en que el niño se sienta mal olvídate que el resto de los pasajeros te está mirando.

Si se viaja en pareja la comunicación entre ambos padres es fundamental. Uno se podrá dedicar a ver al niño y el otro a resolver los otros temas, entre ellos atender a sus hermanos (si se viaja con ellos).

Un punto clave es la hidratación, cuando se sienta mejor bríndale pequeñas cantidades de aguas dejando pasar un rato entre toma y toma, así se verificará que su estómago la tolere. Tampoco está demás tener en el bolso algo que les guste comer y que sea liviano. Según como continúe sintiéndose puede ser agradable comer algo sabroso y ligero, que le resulte conocido.

Recuerda siempre analizar los síntomas con calma y evaluar las decisiones antes de tomarlas en forma apurada.

Si estas viajando en un avión y el problema de salud es grave el avión regresará al aeropuerto desde donde partió o aterrizará en el aeropuerto más cercano, esperando una reconfirmación de un próximo vuelo.

Déjalo descansar boca arriba, así seguramente estará más cómodo y podrá soportar mejor e viaje. Si el viaje es con pequeños menores de dos años busca los asientos más cercanos a las alas ya que es la zona donde hay menor movimiento.

Vía | Disney Babble
Foto | Pixabay – Unsplash

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información