La Medina de Marrakech, un rincón mágico en la ciudad

por el 9 Octubre 2014

medina_marrakech

Marrakech es una de las ciudades más importantes de Marruecos y es una de las más visitadas por los turistas que eligen este país para disfrutar de sus vacaciones. Y uno de los lugares más importantes, y donde se ubican alguno de los lugares más interesantes para visitar es la Medina.

Está compuesta por pequeñas y estrechas calles en las que viven cerca del 20% de la población de la ciudad. La tradición, aunque enfocada al turismo, se respira en cada rincón, tras cada esquina y permite sumergirse en un lugar que parece extraño y ajeno a todo lo que conocemos.

Paseando por las calles, el viajero se puede encontrar con tiendas tradicionales, como las carnicerías, que resultan muy curiosas para el visitante europeo, las pastelerías o los riads, que además de ser hoteles para alojarse suelen tener un restaurante donde es muy agradable comer o cenar.

Otra de las cosas que sorprende cuando paseas por las calles de la Medina de Marrakech son los olores, que salen de muchas de las tiendas de especias que se pueden encontrar a lo largo de toda ella. En otros lugares se ubican zocos especializados, en los que se pueden encontrar alfombras, babuchas, joyas, piezas de hojalata y otros productos típicos de la tradición marroquí.

La Medina de Marrakech es muy segura y se puede pasear por sus calles sin problemas. Hay que tener cuidado con los guías improvisados, que normalmente son niños o adolescentes y que no son muy de fiar. Cogerán el dinero y no tendrán muchos miramientos en los recorridos a realizar, por lo que es mejor no hacerles caso.

Las motos son uno de los peligros que tiene esta zona, aunque no es preocupante. Hay que vigilar, porque suelen circular por las calles a una velocidad algo más elevada de lo que es recomendable. También se ven carros tirados por burros, algo muy típico en todo el país y que hace que la experiencia sea mucho más interesante.

En la Medina se puede encontrar lugares tan emblemáticos como la Plaza Jemaa el Fna, con todas sus atracciones tradicionales, los zocos y la zona de curtidores, un lugar que echa hacia atrás por sus olores, pero que son una de las cosas que se han visitar para entender la cultura y el comercio de la ciudad.

Foto | Alós – Flickr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información