La alimentación durante el trekking

por el 13 septiembre 2016

Conservar las energías es fundamental

Si eres de las personas que disfrutan de las actividades al aire libre, principalmente de senderismo o trekking, debes saber que existen ciertos temas que no debes pasar por alto, uno de los más importantes es la correcta alimentación, un punto clave que permitirá mantenerte sano y así aprovechar al máximo la actividad.

Gran parte de la energía que tiene el organismo se encuentra contenida en los músculos y en el hígado, se almacena en estos sitios con el nombre de glucógeno. Gracias a las reservas de energía la glucosa tiene la capacidad de circular por la sangre.

La glucosa se mantiene en la sangre de manera correcta gracias a lo que se come. Por eso es fundamental llevar una buena alimentación en la montaña, así se tendrá la energía necesaria para la realización de las actividades que se tienen planificadas.

Si no se ingiere nada durante un trekking largo el organismo sufrirá las consecuencias, los músculos consumirán toda la energía almacenada, lo mismo sucederá con el hígado, e inevitablemente parecerá un cansancio nada agradable.

Tampoco es bueno que se ingiera a lo largo de todo el recorrido, ya que esto también podrá ser malo para la salud. Una buena idea es alimentarse cada media hora con algún carbohidrato, así la glucosa en sangre siempre estará en las cantidades adecuadas para brindar a los músculos la energía que se necesita sin agotar las reservas.

Puntos claves

Es muy importante realizar una buena ingesta de carbohidratos la noche anterior a realizar la travesía. Además se puede comer una barra de cereal, un sandwich, caramelos o una galleta dulce (una galleta, no todo el paquete) cada media hora.

Reiteramos que si no se come cada 30 minutos el organismo comenzará a consumir las energías guardadas. Nunca, bajo ningún concepto, salgas de trekking en ayunas, esto puede ser muy peligroso.

Cabe señalar que los consejos que te hemos dados son para actividades a alturas inferiores a los 400 metros sobre el nivel del mar. Sobre esas alturas los puntos a tener en cuenta son otros.

Recuerda que antes de realizar cualquier tipo de actividad deberás hacerte un chequeo médico para asegurar el óptimo estado de salud.

Qué comer en la ruta

No se deben ingerir grandes cantidades de alimentos ya que esto generará que te sientas más pesado y el andar cueste más. Dividir las porciones en 3 ó 4 más pequeñas.

Las barritas de cereal o una galleta dulce se pueden convertir en grandes aliadas para mantener los niveles de energía.

Insistimos en que las barritas de cereal o una galleta dulce se pueden convertir en grandes aliadas para mantener los niveles de energía, además de ser fáciles de comer. Evita la ingesta de alimentos grasos o embutidos, ya que la digestión de ellos es más lenta y muy pesada.

Bocadillos como tomate, zanahoria, apio son otra opción interesante ya que tienen la energía necesaria y son ligeros de digerir y fáciles de transportar.

Y, por último, nos referiremos a uno de los puntos fundamentales: el agua. Casi más importante que una buena alimentación es estar correctamente hidratado durante todo el trayecto, especialmente si el clima es más caluroso. Se tienen que llevar varios bidones de agua, sobre todo si sabemos que en la ruta que recorreremos no podremos conseguir agua potable, en condiciones de ser bebida.

Vía | Mundo trekking
Foto | Flickr – Kat Sommers

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información