Abancay, la ciudad de la primavera permanente

por el 7 Julio 2013

Abancay, la ciudad de la primavera permanente
La ciudad de Abancay está situada en los Andes Centrales, al oeste de la Cordillera Occidental, al sureste de Perú. Bañada por el río Mariño y junto al Santuario Natural del Ampay, Abancay es una maravilla natural con un clima permanentemente primaveral. Su nombre de origen quechua significa “Valle de las azucenas”. Ocupada antes de la llegada de los Incas, la zona fue escenario de la lucha entre los Chancas y los Incas por tener su control. Posteriormente también aquí se libró la Batalla del puente de Abancay, comienzo de la Guerra Civil entre los conquistadores de Perú, Francisco Pizarro y Diego de Almagro. Las representaciones culturales en la zona aún recuerdan estos hechos.

Abancay es una ciudad típicamente colonial con edificios de gruesos muros, con bonitos zaguanes y calles estrechas y empinadas. Merece la pena recorrerla a pie y visitar su Plaza Mayor con réplicas en bronce de la fauna local, puma, cóndor y venado. Merece la pena visitar su Carnaval que se celebra en abril y probar su rica gastronomía en la que destacan el Cuy relleno, el Kapchi y la Huatia, carne cocida en piedra caliente.

La ciudad es un buen punto de partida para conocer los muchos atractivos de la zona. Muy cerca, el Puente colonial de Pachachaca permanece intacto al transcurrir de los siglos. Fue el escenario principal de la guerra de los conquistadores. El Ampay de 5.235 metros de altura, domina el paisaje con su pico nevado. En el se encuentra el Santuario Natural del mismo nombre, un área natural protegida de 3.635 hectáreas, en la que se puede practicar andinismo, ciclismo de montaña y senderismo. Una serie de lagunas y arroyos de origen glaciar jalonan este impresionante paisaje.

A 73 kilómetros está el río Apurímac y su impresionante cañón. Es un buen lugar para la práctica del piragüismo. El cerro Quisapata es el lugar para los que disfrutan con el parapente. En Curahuasi, a unas dos horas de Abancay podemos disfrutar de los baños termales de Santo Tomás y Cconocc y sus aguas medicinales. Un poco más cerca, a 48 kilómetros se encuentra el Conjunto Arqueológico de Saywite y su famoso monolito.

Vía | Turismo Perú
Foto | Flickr-The Advocacy Project

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información