El embalse de Castelo de Bode

por el 27 Diciembre 2015

El embalse de Castelo do Bode visto desde Ferreira do Zezere

Entre 1945 y 1951 se construyó una presa sobre el río Zezere, uno de los afluentes del Tajo en su camino a través de Portugal hasta su desembocadura en Lisboa. Esta gran obra de ingeniería, una de las mayores construcciones de todo el país, recibió el nombre de Castelo do Bode y se hizo para crear una central hidroeléctrica que supliera de energía la región.

Con la construcción de la presa se creó un embalse que, con sus 60 kilómetros de cuenca, resulta que es el lago artificial más grande del país. Así que, además de la energía que genera, también cumple como suministrador de agua de los cuatro municipios con los que linda, Tomar, Abrantes, Sardoal y Ferreira do Zezere, e incluso de la capital, Lisboa.

Pero vamos a lo que más te va a interesar, fuera apare de la electricidad de agua corriente. El embalse se ha convertido en un importante destino de vacaciones porque en él se pueden llevar a cabo muchas actividades recreativas, ya sean acuáticas, ya sean relacionadas con disfrutar de la naturaleza que lo rodea.

La navegación está permitida y también el nado. Se puede pescar y practicar deportes como el windsurf, la vela, el remo o el piragüismo, el esquí acuático o disfrutar de las motos acuáticas. Para los más tranquilos, también existe la posibilidad de navegar tranquilamente en los cruceros y embarcaciones que ofrecen paseos. También hay una playa artificial, situada a unos diez kilómetros de Tomar, una playa con todos los elementos que podría tener una zona de costa.

Foto | Wikimedia Commons – Beatriznog10

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información