El Día del Recuerdo, una fecha señalada en Gran Bretaña

por el 24 Junio 2017

Las amapolas son el símbolo del Día del Recuerdo en Gran Bretaña

El 11 de noviembre del año 1918, a las 11 horas de la mañana, las fuerzas aliadas y el imperio alemán firmaban el Armisticio de Compiegne. Se ponía así fin a la Primera Guerra Mundial, por entonces simplemente conocida como la Gran Guerra, pues el mundo moderno no había conocido un conflicto de tal calibre.

Así pues, el 11 de noviembre suele ser una fecha especial en los países beligerantes de aquel conflicto. Los actos de recuerdo por los caídos durante la Primera Guerra Mundial (se estima que casi 20 millones de muertos, entre soldados y población civil) se suceden a lo largo y ancho del mundo, aunque son en los países que conforman la Commonwealth, y más especialmente en Gran Bretaña, donde este día tiene una repercusión importante.

Para el pueblo británico, el 11 de noviembre o Día del Recuerdo es una fecha especial. Se conmemora desde muy poco después del fin de la Gran Guerra, prácticamente un año después nada más, cuando el por entonces rey Jorge V accedió a la petición de honrar con un par de minutos de silencio a los caídos, que le realizó un militar australiano afincado en Londres, Edward George Honey.

Esos dos minutos de silencio se siguen guardando religiosamente cada 11 de noviembre, siempre a partir de las 11:00 horas. Y todos los británicos cumplen con esta tradición: a pie de calle, en sus puestos de trabajo, la televisión, la radio, etcétera … Con el paso de los años, se fueron incorporando al homenaje diferentes actos, y así en tenemos desfiles, conciertos y diversas actividades, según la ciudad británica de la que hablemos.

El símbolo de este Día del Recuerdo en Gran Bretaña es la flor de la amapola. Todo viene a raíz de un poema titulado “En los campos de Flandes”, escrito por un médico de Canadá llamado John McCrae y cuya traducción vendría a ser algo así:

En los campos de Flandes las amapolas se mueven,
entre las filas de cruces,
marcando nuestro lecho.
Y en el cielo vuelan las alondras cantando con valentía,
apenas oídas en el fragor de los cañones.
Somos los muertos;
pocos días antes, vivíamos,
sentíamos el amanecer, veíamos el crepúsculo.
Amamos y fuimos amados, y ahora yacemos.
Haz tuyo nuestro combate con el enemigo.
Desde nuestras débiles manos te lanzamos la antorcha,
tuya es, mantenla en alto.
Si faltas a la palabra dada a los muertos
ya nunca descansaremos,
aunque crezcan las amapolas en los campos de Flandes.

Por eso, durante el mes de noviembre, verás a mucha gente luciendo en la chaqueta o el sombrero una escarapela roja con forma de amapola. Las llaman poppies, en su traducción al inglés, y han terminado convirtiéndose en una forma de rendir tributo a las víctimas de otras tragedias.

Foto | Flickr – Martin Pettitt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información