El castillo de Aigle, una joya entre viñedos

por el 9 noviembre 2015

El castillo de Aigle, una joya entre viñedos

Además de sus paisajes de ensueños, Suiza es un país que alberga un sinfín de edificios interesantes para visitar, tales como los numerosos castillos que se desperdigan por toda su geografía. Uno de ellos, el castillo de Aigle, situado en la ciudad que hace honor a su nombre y en el cantón del Vaud, es a día de hoy un museo del vino que ofrece al visitante un espléndido recorrido de casi dos mil años por la historia de la viticultura.

La ciudad de Aigle, a tan sólo 40 kilómetros de Lausana, se encuentra rodeada de viñedos y es la entrada al valle del Ródano. Su castillo medieval, del siglo XII, la protege y es toda una atracción para los turistas, sobre todo para los amantes e interesados en el mundo del vino. Dicho castillo sirvió como recinto defensivo de la ciudad durante la época en que la zona cayó bajo dominio bernés y fue el hogar del alguacil del pueblo. Años más tarde, se consolidó como prisión hasta que en el año 1976 se decidió utilizar para otros fines.

En la actualidad el conjunto presenta un total de dos museos. Uno de ellos, el Museo del Vino, se encuentra fuera del castillo en la denominada La Maison de la Dîme y cuenta con un restaurante donde poder degustar algunos platos fabulosos. El segundo de ellos es el pequeño Museo de la Etiqueta, el cual exhibe numerosas marcas de más de 52 países. Por último, el castillo en sí sorprende por sus 17 salas dedicadas a la cultura de viticultura, por su galería de arte y por su interesante bodega, en la que se pueden observar numerosas herramientas que se han ido empleando en dicho sector a lo largo de los años.

Vía | Wikipedia
Foto | Flickr-Uwe Brodrecht

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *