Maloja, un destino suizo para el otoño

por el 5 noviembre 2015

Maloja, un destino suizo para el otoño

El otoño es una estación que cuando llega a Suiza, tal y como ocurre con las otras tres restantes, se deja notar, y es que del cálido clima tan esperado que domina el país helvético en verano, de repente llega septiembre y las temperaturas bajan hasta ofrecer entre 8 y 15°C. Sin embargo, esto también nos indica que los paisajes comenzarán a cambiar de color, que las frutas de los árboles madurarán, que las hojas caerán y que todo será anaranjado, amarillo, marrón y rojo.

Suiza es un rincón que tiene la suerte de albergar un sinfín de paisajes ideales para visitar en otoño, siendo uno de ellos el encantador pueblo de Maloja, el cual se localiza en el cantón de los Grisones, justo en el valle de la Engadiva. Este, gracias a que tiene el lago de Sils a sus pies y está rodeado de montañas espectaculares, ha servido de inspiración para muchísimos famosos pintores naturistas, como por ejemplo para Giovanni Segantini y para Giovanni Giacometti, el padre de Alberto Giacometti.

Maloja es un destino turístico ideal para familias que quieran disfrutar de unos días tranquilos y agradables. En los meses de otoño, con suerte, se puede disfrutar de un hermoso paisaje alpino nevado, aunque lo que es 100 % seguro es que disfrutaremos de una enorme oferta de actividades, tanto deportivas, como culturales y culinarias. De hecho, el lago de Sils es bastante conocido por los amantes del surf y el velerismo, y la zona en general por ciclistas, excursionistas y aficionados al esquí.

Vía | Wikipedia
Foto | Flickr-ND Strupler

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información