El Valle del Wachau, maravilla natural
Lugares de interés

El Valle del Wachau, maravilla natural

Escrito por: bgarcia
14 julio 2012
4 Comentarios
2 minutos

A 80 kilómetros al norte de Viena se encuentra el impresionante Valle del Wachau. Concretamente, esta belleza natural creada por el Danubio, está entre las poblaciones de Melk y Krems y tiene unos 40 kilómetros de longitud.

El Valle es Patrimonio Natural del Humanidad por haber conservado intactas muchas de las huellas de su evolución desde los tiempos prehistóricos. Los viñedos excavados en la montaña, que producen uno de los mejores vinos del país, los monumentos arquitectónicos y sus ciudades y pueblos, son la bella muestra del paso del tiempo. Este entorno fue la inspiración de Johann Strauss para componer el célebre "Danubio Azul".

La zona se puede recorrer en barco por el Danubio, en bicicleta o en coche. Durante el recorrido podemos descubrir antiguos castillos y pequeños pueblos en los que está prohibida la circulación a motor. En primer lugar destaca la Abadía Benedictina de Melk, una obra del arte barroco que domina el Valle del Wachau desde las alturas. Si la visitas no te pierdas el hall de mármol y la biblioteca.

También muy conocidas son las ruinas de la Abadía de Dürstein, reconocibles por su torre azul y blanca. Son famosas por ser la prisión del rey inglés Ricardo Corazón de León. La subida para visitarlas proporciona espectaculares vistas del valle y el Danubio. El recorrido finaliza en Krems, una pequeña ciudad encantadora con un precioso centro histórico, en la que está el único museo de caricaturas de Austria. Los amantes del vino no pueden perderse su Museo y la ruta por los viñedos locales.

La restauración y el alojamiento en esta zona es fácil de encontrar en los pueblos de la zona o en los dos principales. Las casas de huéspedes son muy acogedoras, limpias y una buena forma de disfrutar del entorno con calma.

Vía | Austria.info
Foto | Flickr-Norman27


Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.