Los hoteles de El Resplandor

por el 25 septiembre 2016

El Hotel Timberline sirvió de exteriores para El Resplandor

Hoy vamos a hablar de literatura y cine a la vez gracias a El Resplandor, novela de Stephen King que luego llegó al cine el director Stanley Kubrick. En este libro, y también película, uno de los “protagonistas” es un hotel, el Hotel Overlook, pues en él se desarrolla la acción principal de la historia, siendo incluso en parte “culpable” de todo lo que sucede. Y ahí lo dejamos que no queremos desvelar muchos detalles ni caer en spoilers.

El Hotel Overlook es, lógicamente, un lugar de ficción. Sin embargo, tanto Stephen King a la hora de crear la novela como Stanley Kubrick, a la hora de crear la película y buscar escenarios, tomaron cosas de hoteles reales de los Estados Unidos, los cuales ahora vamos a conocer.

Hotel Stanley

Considerado como uno de los “hoteles malditos” de los Estados Unidos, este hotel de primeros de siglo situado en las Montañas Rocosas, Colorado, fue el lugar que inspiró la novela a Stephen King. El escritor pasaba por un mal momento, tanto a nivel personal como a nivel creativo, y decidió pasar unos días en la habitación 217 de un hotel del que ya se contaban historias y leyendas con fantasmas como protagonistas. Tal sería la experiencia para King que el autor recuperó la inspiración y creó la que sería una de sus novelas más célebres.

Hotel Timberline

A la hora de rodar la película, y más concretamente a la hora de rodar los exteriores del Hotel Overlook, el director Kubrick no eligió al Hotel Stanley sino a otro hotel situado en el estado de Oregon, al norte de Portland. Se trata del Hotel Timberline, un conjunto hotelero de lujo pensado para aquellos a los que les gusta practicar el esquí en cualquier momento del año, pues sus pistas no cierran ni en verano. Al igual que en el caso del Hotel Stanley, el Timberline ha hecho de El Resplandor una fantástica promoción para atraer clientes a sus habitaciones, entre las que no estaba originalmente la 237.

Hotel Ahwahnee

El Hotel Timberline sólo se utilizó para los exteriores, pues todas las escenas de interior fueron rodadas en los estudios Elstree de Londres, prácticamente a la vez de otra famosa película: El Imperio Contraataca. Sin embargo, para crear los escenarios interiores, Kubrick estuvo viajando por hoteles de todo Estados Unidos hasta encontrar uno que le convenció, el Hotel Ahwahnee, en pleno Parque Nacional de Yosemite, en California. El hall, los ascensores, el comedor y los detalles en la decoración con motivos indios los sacó el afamado director de este lugar.

Foto | Wikimedia Commons – Kkmd

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información