Melbourne, capital cultural de Australia

Escrito por: bgarcia    30 junio 2013     9 Comentarios     2 minutos

Melbourne es una combinación casi perfecta de cultura y naturaleza. La que fue durante 26 años capital de Australia, se sitúa en el curso inferior del río Yarra, en la costa de la Bahía Port Phillip, al sureste del país. Antes de que los europeos se asentaran en esta zona en 1803, los aborígenes australianos ya la utilizaban como importante fuente de alimentos y agua.

Melbourne es principalmente una ciudad cosmopolita y multicultural, más incluso que Sidney. Podemos comprobarlo fácilmente en el Mercado Reina Victoria en el que, entre sus bonitas arcadas de hierro verde, encontramos vendedores y compradores de todas partes del mundo. Muchos de los habitantes de origen internacional son descendientes de los buscadores de oro que llegaron a la ciudad a partir de 1850. Si visitas el mercado busca el puesto con los spanish donuts: churros recién hechos para desayunar.

Aunque Melbourne es la ciudad australiana que más edificios de arquitectura victoriana conserva, no son muchos los edificios históricos que podemos encontrar. En un paseo por la zona antigua podremos visitar la anacrónica catedral gótica de St. Paul; la catedral católica de St. Patrick; el Parlamento que fue construido en 1856; el National Museum que tiene como principal atracción el caballo “Phar Lap” disecado; la casa del Capitán Cook que fue trasladada piedra a piedra desde Great Ayton; el Planetario y el Mercado Reina Victoria entre otros. Y por supuesto la mayor zona de compras, The Mall, entre Exibition, Elizabeth, Collins y Londsdale.

Si lo que buscas en Melbourne es sol, playa y surf, encuentras lo primero en el sureste en las orillas de la Bahía Port Phillip. Lo segundo, el surf, te hará desplazarte algo más lejos, a 85 kilómetros donde está Rye, Sorrento y Portsea.

Foto | Flickr-Angelo Failla
Fuente | Ciudades del Mundo


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.