Fenómeno natural llamativo: Los bufones de Asturias
Lugares de interés

Fenómeno natural llamativo: Los bufones de Asturias

Escrito por: slledo
20 julio 2012
3 Comentarios
2 minutos

Asturias es un destino maravilloso para los amantes de la naturaleza. Paisajes impresionantes y sobre todo el "verde", una vez pises sus prados caerás rendido e inevitablemente enamorado de estas tierras. En la costa oriental Asturiana encontramos acantilados que ya de por sí son un panorama maravilloso pero además, debido al tipo de roca, se crea un fenómeno natural llamado "bufón".

Estos "bufones" nada tienen que ver con los de la corte. Su nombre proviene de soplar ("bufar"), es decir, el que sopla. El fenómeno es posible gracias a la roca caliza que se ha erosionado por la colisión con el mar formando una especie de grietas. Cuando el oleaje es fuerte golpea la roca y el agua se introduce en las grietas impulsándose hacia arriba. El agua finalmente sale al exterior vaporizada y con fuerza. Es como si se formase un geyser.

Durante el proceso, el agua se siente pasar a través de la roca pero lo más impresionante es el ruido que hace. Es como un silbido. La mejor temporada para visitar los "bufones" asturianos son el otoño e invierno. En este momento es cuando el mar suele tener más temperamento por lo que las olas golpean más fuerte la roca. En verano a no ser que pillemos un día el mar revuelto, los bufones puede que no sean tan espectaculares. Aún así, el paisaje es merecedor de una visita.

En Asturias hay dos bufones localizados que se pueden visitar: Los Bufones de Arenillas y los Bufones de Pría. El de Arenillas está situado cerca de Puertas de Vidiago, a unos ocho kilómetros de Llanes. Los Bufones de Pría están cerca de la localidad de Llames, a unos 23 kilómetros de Llanes y unos 9 kilómetros de Ribadesella.

Vía | VerdeNorte
Foto | Flickr-Jozelui

Monumento natural: Playa de Gulpiyuri
Lugares de interés

Monumento natural: Playa de Gulpiyuri

Escrito por: slledo
19 julio 2012
Sin comentarios
1 minuto

La naturaleza siempre acaba sorprendiéndonos con sus formaciones caprichosas y curiosas. A medio camino entre Ribadesella y LLanes se encuentra una playa fuera del mar, la playa de Gulpiyuri. A esta playa declarada monumento natural solo se puede acceder andando o bien desde la playa de San Antolín o bien desde Naves. Puede dejarse el coche en un aparcamiento donde se señala la playa y desde allí caminaremos más o menos unos 600 metros.

Gracias al aislamiento de la playa está consiguiéndose que se mantenga cuidada, aunque claro, debido a que no hay vigilancia la responsabilidad de no dejar huellas de nuestro paso por allí es exclusiva del visitante. Esta formación natural tuvo su origen por la erosión del mar en la roca de la costa. Se formó una cueva por la que fue pasando el agua bajo tierra. Después la gruta se derrumbó y el agua salió a la superficie.

Así pues, tenemos una playa a 100 metros del mar hacia el interior. Es una playita pequeña pero muy coqueta ya que está enclavada en un lugar precioso. Rodeada de rocas y el típico verde de los paisajes asturianos y con un poco de arena de playa. Aunque en sus aguas no podremos darnos grandes chapuzones y tendremos que conformarnos con remojarnos ya que no tiene mucha profundidad.

Otra de las curiosidades de esta playa es que al estar conectada mediante una gruta con el mar sufre los cambios de las mareas y el oleaje. Cuando llega a su plenitud es con pleamar, dando la apariencia de una gran piscina de agua salada.

Vía | Wikipedia
Foto | Flickr-Ospanacar


Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.