El Juego de la Pelota

El Juego de la Pelota

Escrito por: ldelpino    2 julio 2012     Comentario     2 minutos

El Juego de la Pelota tiene sus orígenes en las culturas precolombinas, en especial en las de Chichén Itzá. En estos casos se usaban campos de juegos que alcanzaban los 160 metros de largo y 75 metros de ancho, siempre estaban orientados en dirección norte sur.

El campo se encontraba rodeado de taludes y muros de 8 metros de altura, cuya parte plana era usada como tribuna. Dentro de los santuarios en donde se practicaba el juego se encuentra el Templo de los Jaguares y el Templo de los Tigres.

En los taludes se podían ver textos tallados de las ceremonias que tenían lugar luego de los partidos. Con las iconografías se representaban a los capitanes de los equipos, los chorros de sangre de las gargantas perdedoras y los cráneos de aquellos que eran ajusticiados. A 7 metros del suelo sobresale un gran aro de piedra, a la izquierda y a la derecha, que servia de portería, por donde debían pasar la pelota que era de caucho.

Dentro del Templo de los Tigres se puede ver un santuario de dos salas: un sanctasanctórum oscuro (cuya bóveda se encontraba cubierta de escenas de batallas) y un vestíbulo. El Templo de los Jaguares cuenta con un trono realizado en piedra con una forma de jaguar estilizado, con grandes adornos tallados en bajo relieve en donde se pueden ver escenas mitológicas.

El Juego de la Pelota de esa época cuenta con un importante carácter religioso, en área de enfrentamiento representaba al universo, un espacio considerado como sagrado en donde combatían la luz y las tinieblas, el Sol y la Luna con los astros. El árbitro de los enfrentamientos era el Señor del Más Allá y en muchos casos los perdedores pagaban con su vida.

Vía | Almendrón
Foto | Flickr – Esparta

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.