Galipán, donde reina la paz y la buena comida

Galipán, donde reina la paz y la buena comida

Escrito por: ptorres    9 agosto 2013     Sin comentarios     2 minutos

El silencio es costumbre en Galipán, y eso es algo que atrae a sus visitantes. El pueblo es uno de sus principales atractivos, pues cuenta con todas las comodidades para pasar un día diferente: bodegas, restaurantes, posadas, además de una plaza y una iglesia. El poblado es de apenas 2500 habitantes, y le debe su nombre a una antigua tribu indígena que habitaba la zona. Una de las cosas que más se disfruta es beber el agua de los manantiales que baja desde la alta montaña.

Galipán está ubicado en el corazón del Parque Nacional El Ávila -un conjunto de montañas que rodea a la ciudad de Caracas-, y esta a tan solo 25 minutos de la ciudad capital. Los galipaneros son gente amable y cordial que se dedicaron, en principio, a la práctica de la floricultura, cultivando flores, orquídeas, tulipanes, girasoles y muchas otras, por lo cual se hicieron conocidos. Luego, fueron transformando sus espacios por el incremento de visitantes cada fin de semana. Hoy son famosos por sus bocadillos con pernil, fresas con crema batida, dulces criollos, restaurantes de alta cocina y hasta por el único museo ecológico del mundo que expone obras hechas con piedras marinas puestas en equilibrio.

Al lugar se puede llegar caminando o en carro. La vía se encuentra en perfecto estado y totalmente asfaltada. Lo mejor es subir en un vehículo rústico de doble tracción, pues la carretera es empinada, por el sector de San Bernardino y Cotiza, en Caracas. De igual forma, en esa zona disponen de un terminal de transporte que se traslada hasta el pueblo.

Mientras subes, relájate y observa el paisaje con ese hermoso verde que encontrarás en el camino, además de disfrutar de los aromas que se desprenden de las frutas silvestres y respirar el aire fresco de las montañas.

Vía | Galipan.net


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.