El Castillo de Neuschwanstein en Baviera

por el 1 Noviembre 2012

Castillo de Neuschwanstein
Una de las edificaciones más famosas de Alemania y del resto del mundo se encuentra situada en el estado de Baviera, cerca de la localidad de Füssen, al pie de los Alpes Suizos. El Castillo de Neuschwanstein es un castillo neogótico, cuyos trabajos de construcción comenzaron en 1868.

Fue mandado construir por el rey Luis II de Baviera como un mero lugar de descanso, ya que, a finales del siglo XIX, los castillos y edificaciones similares ya no eran necesarios a nivel estratégico. No se escatimó en gastos y se utilizaron los medios más modernos de la época para erigirlo. A pesar de ello, se dio por finalizada definitivamente su construcción en 1892, cuando se terminaron las obras de las dependencias de las damas y de la torre cuadrada.

Todo un mundo poético de la Edad Media se reflejaba en la decoración interior del castillo. Las pinturas estaban inspiradas en las óperas de Richard Wagner. Las pinturas murales expresaban historias de amor, de culpa, de salvación. El cisne era el tema principal de la decoración del castillo, apareciendo como “símbolo cristiano de la pureza”.

A todo ello, había que sumarle una completa red de luz eléctrica o una cocina que aprovechaba el calor siguiendo reglas elaboradas por Leonardo Da Vinci. Antigüedad y modernidad se mezclaban en un castillo de cuento, creado simplemente para satisfacer los sueños y deseos del monarca Luis II, que sólo pudo disfrutar de su sueño de 1884 a 1886, año en el que falleció en extrañas circunstancias.

Para los visitantes, la historia de este castillo comienza en la primera planta, con la visita a las habitaciones del servicio, equipadas con muebles en madera de roble. En la segunda planta se aprecia parte del museo del castillo. En la tercera planta, el Salón del Trono o una capilla pueden ser visitados, mientras que en la planta cuarta encontramos la Sala de los Cantores.

En la segunda planta, finaliza la visita, pudiendo acceder los visitantes a la zona de cafetería, tiendas y espacio multimedia, aunque pueden también ver una cocina de la época, instalada con los medios más modernos de la misma. Entre ellos un gran fogón, un asador de pinchos, uno pequeño y otro grande, o una parrilla empotrada con un dispositivo para calentar platos.

Las entradas para acceder al castillo se consiguen en la taquilla que está situada al pie del castillo, en la pequeña localidad de Hohenschwangau, es decir, las entradas antes de caminar rumbo al castillo. De octubre a marzo, el horario de apertura es de 10 de la mañana a 4 de la tarde. Excepto el 1 de Enero y el 24,25 y 31 de Diciembre, el resto del año puede ser contemplado este magnífico castillo, que incluso sirvió de inspiración al mismísimo Walt Disney para el castillo de su Bella Durmiente.

Vía | neuschwanstein
Foto | flickr-nite dan-enjoypixel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enlaces a esta entrada

  1. El Castillo de Hluboká 25 Febrero, 2013
  2. El Castillo de Lichtenstein - Alemania 24 Septiembre, 2015
  3. Curiosidades del Castillo de Neuschwanstein - Alemania 9 Febrero, 2016

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información