Tres días descubriendo Berlín: Día tres

por el 2 junio 2016

tres-dias-berlin

Tras dos jornadas paseando por Berlín y conociendo parte de su historia y monumentos, es el momento de visitar alguno de sus museos más importantes, ubicados en la conocida como Isla de los Museos. Para llegar hasta ella, primero se puede hacer un recorrido por la parte Este de la ciudad, descubriendo partes del Muro de Berlín convertido en obras de arte y otros lugares que hacen de esta ciudad un lugar realmente interesante para visitar.

Paseando por las calles de Berlín

Para comenzar el día, se puede comenzar por la East Side Gallery, donde a lo largo de varias decenas de metros se ha utilizado el Muro para crear arte urbano, conmemorando la caída del mismo a finales de la década de los años 80. Una vez visitado este museo al aire libre se puede ir hasta la Alexanderplatz. En esta plaza se pueden encontrar varios establecimentos comerciales, restaurantes, que es uno de los puntos neurálgicos se la ciudad.

El muro de Berlín se ha convertido en una galería de arte urbano al aire libreNo muy lejos se encuentra el ayuntamiento de Berlín, el Roter Rathaus. Este es un edificio de ladrillos rojos que es la sede del estado federado de Berlín y que fue construido en la segunda mitad del siglo XIX. La visita continuará llegando hasta los pies de la torre de la televisión, una torre que fue construida a finales de los años 60 en la República Democrática y que hoy sigue siendo un importante símbolo de la ciudad.

El paseo continuará hasta llegar al río Spree. Bordeando este río hacia el Norte, se llegará hasta la Isla de los Museos, donde están ubicados alguno de los más importantes que se pueden encontrar en la capital alemana. La tarde puede alargarse en este lugar, ya que la visita a cualquiera de ellos es muy interesante.

isla-museos-berlin

Varios museos concentrados en una isla

En este lugar están el Museo Antiguo (Altes Museum); el Museo Nuevo (Neues Museum); la Antigua Galería Nacional de Berlín; el Museo Bode; el Museo de Pergamo y la Galería James Simon. El más importante de todos ellos es el primero, que fue construido entre los años 1823 y 1830 y que cuenta con las exposiciones más importantes de la capital.

Después de disfrutar de estos museos, o al menos de alguno de ellos, hay que despedirse cenando en alguno de los restaurantes que se pueden encontrar en la ciudad y que hará que los últimos momentos de la visita a Berlín sea algo que recordemos durante mucho tiempo.

Foto 1 | Michelle Mazzoli – Flickr
Foto 2 | Osmar Valdebenito – Flickr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información