El Rototom Sunsplash ha cerrado su edición de 2017 con un éxito rotundo

por el 21 Agosto 2017

El festival de música reagge que se celebra en Benicàssim ha cerrado los ocho días de fiesta, música caribeña y numerosas actividades relacionadas con la cooperación y el medio ambiente con un éxito rotundo, tanto a nivel de actuaciones como de público. Durante esos ocho días, el festival ha realizado numerosas actividades, no solo conciertos. El tema de esta edición ha sido Celebrating Africa, en el que el continente africano ha tenido una especial presencia, tanto sobre los escenarios como en los actos extramusicales.

Las cifras muestran que han sido 220.000 espectadores los que han asistido a lo largo de todo el festival, que han llegado de 98 países. Se han alojado tanto en las zonas de acampada como en los hoteles, cámpings y apartamentos turísticos de la provincia, que han visto como el nivel de ocupación se ha acercado al “todo completo“.

Un festival comprometido

El Rototom Sunsplash es uno de los festivales pensados para toda la familia, así que la presencia de niños ha sido una constante en el mismo. Alrededor de 1.300 menores han estado cada día en las muchas actividades que se han realizado para ellos. Entre ellas, ha habido una fuerte presencia del mundo del circo, que ha contado con muchos talleres y actuaciones de artistas africanos. En total, han sido unos 13.000 menores los que han disfrutado del Festival y sus propuestas para ellos.

Niños, mayores de 65 años y dependientes, colectivos que son bien atendidos en el Festival Rototom SunsplashTambién se ha tenido especial atención con las personas mayores de 65 años, que han acudido también al Rototom para disfrutar de sus conciertos y propuestas sociales y medioambientales. Han sido unas 1.400 personas de ese colectivo que han accedido cada día y unas 950 personas con discapacidad al día los que han visitado el Rototom.

Ha habido tiempo para bailar y disfrutar de los conciertos pero también de participar de alguno de las 183 actividades extramusicales que se han realizado tanto en el Recinto de Festivales de Benicàssim como en otros puntos de la localidad. Una iniciativa que ha tenido mucha aceptación ha sido la posibilidad de comprar un vaso de plástico para ser reutilizado durante todo el festival, lo que ha evitado una gran cantidad de residuos en la zona de conciertos. Los usuarios han podido utilizarlos también en otros locales adheridos al festival, como el chiringuito Solé, en la playa del Gurugú del Grao de Castellón. Los 11.000 euros obtenidos con su venta se colaborará en la compra de un vehículo adaptado para la Asociación de Esclerosis Múltiple de Castellón, lo que acredita la iniciativa social del festival.

Además, se han habilitado una docena de fuentes de agua potable tanto en el recinto del festival como en las zonas de acampada, con lo que se ha reducido el impacto medioambiental que producen miles de botellas de agua que se abandonan cada año tras los días del festival. Un compromiso con el medio ambiente que se repetirá durante el año que viene, cuando se celebre la edición número 25 de este festival que es bastante diferente al resto de eventos que se celebran en la ciudad castellonense.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información