Cinco lugares para descubrir el París menos conocido

por el 6 julio 2016

pantheon-bouddhique

París es una de las ciudades europeas que figuran como uno de los destinos más populares de los turistas españoles e incluso de otras partes del mundo. Tiene monumentos y lugares de sobras conocidos, pero hay otros muchos rincones que esconden sorpresas para los visitantes que no resultan tan conocidas como sus grandes monumentos. Vamos a repasar cinco de estos lugares, que están a la vista pero muy escondidos y que representan el París más desconocido.

Panthéon Bouddhique

El visitante que quiera conocer el Museo Guimet, que ofrece exposiciones de arte asiático, encontrará en la parte trasera un jardín budista en el que se exponen más de 200 obras de arte japonés. Pero la colección no es lo más importante, ya que este jardín cuenta con un aspecto netamente japonés, con estanques, losas de piedra y pequeños puentes sobre el agua que hacen que recorrer los 450 metros cuadrados de superficie sea algo mágico y totalmente zen. Se puede ir bien con la línea 9 del Metro (estación Iéna) o la línea 6 (estación Boissière).

Square des Peupliers

Este barrio se encuentra cerca de Butte aux Cailles, en el Distrito 13 de la ciudad y pasear por él nos transporta en el espacio y el tiempo hasta la campiña francesa, a algún momento de las primeras décadas del siglo XX. Su nombre lo debe a los álamos (peupliers, en francés) que crecían a orillas del Bièvre, un río que recorría esta zona, desembocando en el Sena. Fue cubierto en la década de los años 20 del siglo XX y ha dejado su nombre para que perdure. Se trata de una calle con recorrido triangular que permite que nos olvidemos de repente que estamos en una gran ciudad y nos sentimos transportados a ese otro lugar, más tranquilo y con una atmósfera relajada. Para llegar hay que bajar en la estación de metro de la línea 7 de Tolbiac.

balloon-paris

Le Baloon de París

¿Te gusta volar en globo? En París puedes subir en el mayor globo del mundo, hasta una altitud de 150 metros. Esta atracción turística está ubicada en el Parque Andrè Citroën, en el Distrito 15 de la ciudad. No solo es un globo en el que se puede tener una vista estupenda de París, sino que también funciona como un medidor de la calidad del aire de la ciudad. Si el aire está bien y es respirable, se ilumina de color verde y si la contaminación es demasiado elevada, pasa a ser de color rojo. Para llegar hasta él se ha de tomar las líneas de metro 8 y 10 o el RER, parando en las estaciones de Javel o Balard

Le Petit Ceinture

Esta antigua estación de tren se construyó en el año 1852 y se utilizaba para permitir el transporte de mercancías y personas. Se abandonó en la década de 1930, cuando el metro cobraba importancia. Hoy se ha habilitado un recorrido de aproximadamente 1,3 kilómetros y ofrece uno de los recorridos verdes más interesantes de la capital francesa. Para ir, hay que tomar la línea 12 del metro hasta Porte du Versailles.

Museo de las alcantarillas

Un lugar realmente curioso. El Museo del alcantarillado de París se abre bajo la superficie y permite conocer el complejo sistema de túneles que se construyó para drenar el agua de las calles de París. Aunque suene un poco extraño y tenga un olor algo desagradable, es otra manera de conocer esta brillante ciudad, desde lo más profundo de la tierra. Está muy cerquita del Pont de l’Alma y es una visita muy recomendable.

Foto 1 | Corinne Moncelli – Flickr

Foto 2 | Grodada – Flickr

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información