El Taj Mahal, icono de la India y maravilla mundial

por el 6 junio 2016

El Taj Mahal es el edificio más icónico de la India

El Taj Mahal es el monumento más característico de la India, el icono de este gran país. Y si te queda alguna duda sobre esto, sólo tienes que visitarlo y sufrir las largas colas que hay desde primera hora de la mañana para visitar este palacio del que ahora vamos a conocer su historia.

Una historia que, más o menos, es bien sabida pues a todos nos han contado alguna vez que este palacio se construyó por amor. El Taj Mahal se construye con la idea de que sirva como mausoleo, como residencia para la otra vida, para Mumtaz Mahal, una de las varias esposas del emperador mongol Sha Jahan y que falleció durante un parto.
Todo el mundo más o menos conoce que el Taj Mahal es un edificio que se construyó por amor

El amor que sentía por su predilecta llevó al emperador a encargar la construcción de este palacio. Así, y durante dos décadas del siglo XVII, el Taj Mahal se levantó a las afueras de la ciudad de Agra, siguiendo los designios de los mejores arquitectos persas y con una ingente cantidad de obreros y de elefantes (para el transporte de los materiales) trabajando en la construcción.

El emperador no reparó en gastos y, gracias a ello, tenemos hoy día una maravilla de carácter mundial. Todo un edificio icónico que se puede disfrutar a todas horas del día y desde varios puntos de vista diferentes, pues el mármol blanco va variando su tonalidad a lo largo del día, conforme varía la tonalidad de la luz solar, en un efecto que, sin duda, maravilla a todos los que andan por los jardines o en la distancia buscando las mejores panorámicas.

Salvado de milagro de su destrucción durante el siglo XIX, el Taj Mahal atrae miles de visitantes por día. Probablemente la obra cumbre de cuantas inspiraron una historia de amor, en su mausoleo descansan los dos protagonistas, Mumtaz Mahal y Sha Jahan, disfrutando del palacio que se construyó para eso, para vivir la otra vida.

Información para la visita

El Taj Mahal abre desde bien temprano, pues desde las 6:30 horas ya pueden acceder turistas a él. Hay que esperar largas colas para acceder al recinto interior y luego la visita es relativamente corta. El precio de la entrada para los extranjeros está en torno a las mil rupias.

Al tratarse de un edificio con carácter religioso, hay que mostrar el respeto adecuado. Hay que vestir de forma adecuada, recorrer las instancias interiores en silencio, no tomar fotos en el mausoleo principal y tampoco tocar las paredes ni los objetos que haya en el edificio.

Existe la posibilidad de visitar el Taj Mahal por la noche, pues se abre durante las noches de luna llena. Eso sí, no hay acceso al interior del edificio y es sólo una visita para conocer desde fuera el lugar a la luz de la luna. Romántica, pero no muy práctica.

Foto | Wikimedia Commons – Muhammad Mahdi Karim

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información