Beppu, la capital de los onsen en Japón

por el 26 Septiembre 2017

Vistas de Beppu, ciudad japonesa famosa por sus balnearios

Uno de los lugares más famosos de la isla de Kyushu, al sur del Japón, es Beppu. Se trata de una ciudad pequeña, que no alcanza los 150 mil habitantes y que no es nada famosa en el turismo internacional pero mucho en el turismo local, al punto de que la visitan alrededor de 12 millones de personas al año, en busca de sus famosos onsen.

¿Y qué es un onsen? Pues onsen en la palabra con la que los japoneses denominan a los spas o centros de aguas termales. A los japoneses les encantan este tipo de lugares, tanto los que están al aire libre como los que están en recinto cerrado, y hay muchos por todo el país y algunos con mucha antigüedad, aunque la ciudad de Beppu es la que más concentra en sus alrededores, de ahí que sea considerada como la capital de los onsen en Japón.

Aunque en Beppu hay otros atractivos turísticos, como la Torre Beppu o curiosos museos (entre ellos uno dedicado al sexo y al que sólo pueden entrar los adultos), prácticamente la totalidad de los visitantes de la ciudad lo hacen por las aguas termales. Bien para darse baños o bien para conocer los infiernos de Beppu.

Los infiernos de Beppu

Beppu es una ciudad japonesa famosa por sus infiernos

Los llamados infiernos de Beppu, o jigokis en japonés, son piscinas de aguas termales en las que el agua alcanza temperaturas que superan los 90 grados. Lógicamente, no son lugares para darse un baño sino simplemente para observa y disfrutar de la naturaleza, siempre y cuando seas capaz de aguantar el intenso olor a azufre que despiden los vapores que emanan estas aguas.

Hay una ruta que recorre los ocho infiernos de Beppu, seis de los cuales están prácticamente en la ciudad y se puede ir andando de uno a otro. Cada uno de estos infiernos está tematizado y ofrece otros atractivos. Así, en el de Oniyama puedes encontrar una granja de reptiles, o en el de Yama puedes encontrar un pequeño zoológico. Podemos decir que cada infierno tiene su propio encanto único.

Aparte de eso, en la mayoría de los infiernos podemos encontrar pequeños baños para los pies y las manos, los llamados ashiyu, que hay que utilizar con precaución, pues no todo el mundo está preparado para un agua tan caliente. E igualmente podemos probar la especialidad culinaria local: huevos que se cocen con los vapores de estos infiernos.

Foto 1 | Flickr – Yusuke Kawasaki
Foto 2 | Flickr – Fredrik Rubensson

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *