El Valle del Danubio, un paseo por la zona más bonita de Austria

El Valle del Danubio, un paseo por la zona más bonita de Austria

Escrito por: Victor Alós    29 septiembre 2018     Sin comentarios     3 minutos

El Valle del Danubio es uno de los lugares más interesantes de Austria y se puede descubrir gracias a los tours guiados que llevan hasta el corazón del valle

Viena es una ciudad que nos encantan y una de las capitales europeas más bonitas que podemos encontrar. Sin embargo, Austria es todavía una gran desconocida para los españoles y hay muchos viajeros que no tienen en cuenta este país. Eso sí, en Austria podemos encontrar rincones que harán que ese viaje se convierta en algo mucho más intenso de lo que nos esperamos. Y si Viena es una ciudad que respira presencia y tiene grandes lugares para visitar, hay un lugar natural, no muy lejos de la capital, que convierte la visita en algo mágico.

El Valle del Danubio se encuentra a unos 80 kilómetros. Para llegar hasta este enclave natural hay que pasar por la ciudad de Krems, que puede ser un excelente punto de partida para comenzar a conocer el Valle del Danubio, tomar algún refrigerio y prepararnos para descubrir todo lo que ofrece esta parte de Austria que parece sacada de un lugar mágico.

En Krems podemos callejear y descubrir lugares tan interesantes como la plaza Körnermarkt, la Obere Landstrasse y la Steiner Tor. Después, podemos seguir hasta el vecino pueblo de Dürnstein, que se encuentra a solo unos quince minutos de Krems. Se trata de una población más pequeña que esta ciudad, y tiene una gran herencia de la época medieval. En esta población se encuentra el Castillo Kuenringerburg.

En esta fortaleza estuvo recluido el conocido Ricardo Corazón de León, el monarca británico, durante los años 1192 y 1193. El castillo no tiene mucha cosa que ver, pero ascender hasta donde se ubica permite descubrir una estupenda visión del Valle del Danubio, una imagen que nos podemos llevar de recuerdo.

Durnstein en el Valle del Danubio

La próxima parada puede ser Melk, aunque entre un punto y otro se puede hace una serie de paradas, sin prisas y al ritmo de cada uno, para dejarse llevar por la tranquilidad y la belleza de la naturaleza que bordea el Danubio. Pequeñas poblaciones, miradores de excepción y una experiencia que no se repite en otro lugar del mundo.

Melk es otra de esas ciudades que tomarse un tiempo para descubrir. Si se llega al caer el sol, no hay nada mejor que callejear por unas calles que tienen mucha historia y que nos trasladarán a lugares lejanos en el tiempo y sentirse bien paseando por sus rincones. Presidiendo la ciudad, y visible desde casi cualquier lugar está la Abadía de Melk. Se trata de una visita indispensable en el Valle de Danubio y hay que pasear por sus salas, patios y detenerse en la capilla.

Abadía de Melk en el Valle del Danubio

Los bosques de Viena darán la bienvenida a los visitantes, ofreciendo no solo varias rutas para recorrer, sino también sitios para detenerse y disfrutar de la naturaleza. Pero además de todo esto, existe la posibilidad de realizar alguna de estas etapas del viaje navegando por el Danubio, ya que en varios de los pueblos del Valle del Danubio cuentan con un puerto desde donde parten cruceros fluviales para descubrir todo esto desde otro punto de vista.

El Valle del Danubio puede visitarse de manera individual, alquilando un coche o mejor aún, con un tour guiado que puede resultar mucho más interesante, ya que el guía nos contará todo lo que necesitamos saber sobre cada uno de los lugares que visitemos. ¡La elección es tuya!


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.