Sewell, ciudad minera Patrimonio de la Humanidad
Lugares de interés

Sewell, ciudad minera Patrimonio de la Humanidad

Escrito por: bgarcia
28 Agosto 2013
Comentario
2 minutos

En 1905 la compañía minera estadounidense Braden Copper Company, comenzó a explotar el yacimiento El Teniente situado a 60 kilómetros de la ciudad de Rancagua. Un año antes había comenzado la construcción de un asentamiento para los trabajadores que se llamó El Establecimiento. Fue planificado por el ingeniero William Braden. En 1915 tomó el nombre actual de Sewell en honor a un alto cargo de la compañía que había fallecido ese año.

El lugar en que se encuentra Sewell a 2.000 metros de altitud en Los Andes, está sometido a inclemencias extremas del tiempo, lo que por un lado significa unas condiciones de vida muy duras y por otro un entorno de gran belleza. La ladera en la que se levantó el asentamiento era demasiado escarpada para la circulación de vehículos, por lo que se estructuró a los lados de una gran escalera que partía de la estación. Las casas se construyeron en madera y se pintaron de vivos colores. Se agrupaban en torno a plazas de configuración irregular adornadas con árboles y otros elementos vegetales.

Aunque en Sewell vivieron unas 15.000 personas, cuando era la mayor mina subterránea de cobre del mundo, quedó prácticamente deshabitada en los años 70. En los 80 parte de la ciudad fue desmantelada quedando actualmente unos 50 edificios de los orígenes, que están siendo restaurados y mantenidos como parte del compromiso con la UNESCO al ser esta ciudad Patrimonio de la Humanidad desde el año 2006.

Se puede visitar en tours turísticos que salen de Rancagua y que puedes contratar en cualquier agencia de viajes. Además del propio asentamiento, también se puede visitar allí el Museo de la Gran Minería del Cobre, inconcluso pero ya abierto al público.

Vía | UNESCO
Foto | Flickr-Gabriel Britto

Rancagua, la histórica ciudad
Lugares de interés

Rancagua, la histórica ciudad

Escrito por: bgarcia
16 Marzo 2013
2 Comentarios
2 minutos

Rancagua es la capital de la Región del Libertador General Bernardo O'Higgins. Fue fundada el 5 de octubre de 1743 como Villa Santa Cruz de Triana por el Presidente de la Audiencia y Gobernador del Reino de Chile, José Antonio Manso de Velasco, quien proyectó una urbe de planta ortogonal o de damero. Las tierras donde se levantó fueron cedidas por el pueblo Picunche quienes fueron sus habitantes, antes de los Inca.

La plaza principal de Rancagua es la de los Héroes, que destaca porque sus calles la atraviesan por el centro dando forma a una cruz. En ella que encontramos la Catedral, llamada Parroquia El Sagrario de Rancagua, un edificio de 1856 ya que la original del siglo XVI tuvo que ser reconstruida. En la Plaza también está la Intendencia de O'Higgins y la Gobernación de Cachapoa entre otros edificios interesantes.

La Calle Estado, antiguamente Calle del Rey, divide el damero en una diagonal formada por casas coloniales. En ella encontramos, la Iglesia de la Merced y el Museo Regional de Rancagua que ocupa la Casa del Pilar de Esquina y la Casa del Ochavo, ambas Monumento Nacional.

En los alrededores de Rancagua hay interesantes atractivos turísticos: el Campamento Sewell, la ciudad en la que se alojaban los trabajadores de la mina de cobre subterránea más grande del mundo, El Teniente; el Centro de Ski Chapa Verde, a solo 60 kilómetros y con 12 kilómetros cuadrados de tamaño; las Termas de Cauquenes con sus aguas minero-medicinales a entre 42 y 48 grados centígrados o el Lago Rapel un punto perfecto desde el que practicar senderismo.

Rancagua está a 90 kilómetros de Santiago y se llega fácilmente en coche por la Carretera Panamericana. Tiene aeropuerto, el De la Independencia, en el que se pueden contratar excursiones para sobrevolar la ciudad y sus alrededores. Puedes encontrar más información para organizar tu viaje en Rumbo.es en Facebook.

Foto | Flickr-Rgómez74
Más información | Welcome Chile


Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.