El Museo della Bora, un museo dedicado al viento en Trieste
Ocio y cultura

El Museo della Bora, un museo dedicado al viento en Trieste

Escrito por: Xavi
24 marzo 2015
Sin comentarios
1 minuto

La vida de las personas que habitan la preciosa ciudad de Trieste está marcada por la bora. La bora no es otra cosa que el nombre de un viento, un viento que sopla habitualmente en invierno, ingobernable, y que lo hace a ráfagas y a gran velocidad.

A los trestinos no les queda más remedio que habituarse a él. La ciudad, por ejemplo, está preparada para cuando sopla a gran velocidad, con la instalación de cuerdas en las calles para agarrarse en caso de necesidad, piedras para que las tejas no vuelen, ... Es más, toda una cultura popular gira en torno a la bora, presente en poemas, cuentos y en el cancionero popular.

Voy más lejos, ¡si hasta tiene un museo! Ya uno no se sorprende de casi nada porque se hacen museos de casi todo, pero no se puede negar que estamos ante un museo curioso, peculiar y llamativo. Se encuentra en la Via Belpoggio, una calle que está muy cerca del puerto y muy cerca de otros museos de la ciudad, como el Museo del Mar o el Museo Sartorio.

El Museo della Bora, su nombre en italiano, abrió en 2004 y se divide en varias partes. Una de ellas está dedicada básicamente a documentación y estudios realizados sobre la bora, además de la recopilación de su influencia en la cultura popular. Otra de las partes de este museo es bastante curiosa, pues guarda vientos de todo el mundo en frascos.

Es más, para rizar el rizo, sepan que la bora se comercializa: Bora in scatola. Lo que viene a significar "bora en lata". No hay souvenir más típico y más raro en toda Trieste.

Foto | Facebook - Museo della Bora

Trieste, ciudad centroeuropea dentro de Italia
Lugares de interés

Trieste, ciudad centroeuropea dentro de Italia

Escrito por: Xavi
19 noviembre 2014
Comentario
1 minuto

La capital de la región conocida como Friuli - Venecia Giulia es Trieste, una ciudad con más de 200 mil habitantes y bastante especial. Y es que por su ubicación, justo en la frontera de Italia con su Eslovenia, y por su particular historia, realmente Trieste parece más una ciudad del centro de Europa que un ciudad del país de la bota.

Eso no quita para que no sea una ciudad digna de conocer. A lo largo de la historia, los distintos pueblos que la han ocupado han ido dejando su huella, como también se deja notar la influencia de las culturas que llegaban allende los mares, al ser una ciudad de mar y un puerto muy importante en el Adriático.

El primer punto a conocer en la ciudad es la Plaza de la Unidad, que sería como el corazón de Trieste. Toda la plaza, que es un gran rectángulo con vistas al mar, está rodeada de edificios preciosos, de palacios. La Catedral de San Justo o perderse entre las callejuelas de la zona vieja de la ciudad son otras de las cosas que hay que hacer en Trieste.

Igualmente, no hay guía turística que no recomiendo pisar los cafés, que recuerdan a los de ciudades de la vieja Europa como Viena o Praga. El de San Nicolo es uno de los más famosos, pues por él personajes famosos como el escritor irlandés James Joyce, quien pasó muchos años de su vida en esta ciudad y se le recuerda con una estatua.

Foto | Flickr - Dean Zobec


Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.