Viajar a Copenhague con niños

Escrito por: jmvargas    7 agosto 2013     5 Comentarios     3 minutos

¿Sabíais que Copenhague es la capital del reino más antigua del mundo? Una ciudad que realmente no sé porqué no está considerada al mismo nivel turístico que otras urbes europeas como Londres, París o Roma. Lo tiene todo: un centro histórico medieval perfecto para recorrer a pie, edificios modernos y vanguardistas, hoteles, museos de todo tipo y un ambiente nocturno difícil de igualar. ¿Os venís unos días a conocerla?

Y si tenéis niños, mucho mejor. Esta ciudad es ideal para visitar con los más pequeños. Ya se sabe que si viajamos en familia hay que buscar actividades para que ellos no se aburran. Si los atiborráis de museos o les hacéis dar largas caminatas, lo mismo se aburren demasiado. Copenhague tiene para ello un montón de alternativas. Y no me refiero únicamente a hacerse la típica foto junto a la Sirenita.

Por ejemplo, aunque el centro histórico no es muy grande, veréis a muchos turistas en tándem con sus niños. Así van en bicicleta disfrutando de algunos de los principales monumentos. También tenéis la oportunidad de tomar el autobús turístico. Sí, el clásico de dos pisos en el que os van contando todos los detalles de lo que veis. A los niños les suele encantar. Y si queréis rizar el rizo, un paseo en barco para ver la capital desde el agua. Así ya os ahorráis las pesadas caminatas, ¿no?

Hablando de ver y visitar atractivos, en Copenhague hay muchos de ellos dedicados a los niños. Para mi gusto los más interesantes son:

  • Nikolaj Plads, un parque de juegos en el centro junto a las principales calles comerciales (una vía de escape para si estáis paseando y los niños se aburren)
  • Museo de los Niños, situado en el interior del Museo Nacional de Copenhague. Diversión para toda la familia.
  • Tivoli, una visita más que imprescindible ya que se trata de uno de los parques de atracciones más antiguos del mundo. La típica promesa con la que quedas bien: si te portas bien, vamos al Tivoli…
  • La Zona de Juegos de Orstedparken
  • El Zoológico de Copenhague, la típica escapada pero que con la que siempre se acierta

Hay muchas más posibilidades para que los niños se diviertan y vean cosas curiosas en la ciudad. Entre ellas el cambio de guardia en el Palacio de Amalienborg (todos los días a las 12.00 horas), la visita especial para niños del Castillo de Rosenborg (con actividades en el jardín), subir a la Torre Redonda para ver las vistas, o llegar hasta Bakken para conocer el Parque de los Ciervos y la playa de Bellevue.

Lo dicho, no tenéis excusa para no venir a Copenhague si tenéis niños. Preparándoles unas cuantas visitas y actividades especiales se lo pasarán en grande.

Vía | Visit Denmark
Foto | Chicago Tribune

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.