Dormir en una capsula de salvamento, posible en La Haya

Escrito por: Xavi    13 agosto 2012     Sin comentarios     2 minutos

Un buen día, al artista Denis Oudendijk se le ocurrió la idea de construir un hotel. Pero si te digo que a este artista holandés lo llaman el arquitecto de la basura pues ya te puedes imaginar que no se va a tratar de un hotel cualquiera el que te vamos a dar a conocer ahora.

Oudendijk se inspiró en las cápsulas de salvamento que se encuentran en las plantas petrolíferas de alta mar y también en algunos grandes barcos. Así, creo estas cápsulas, y uso esta palabra precisamente porque el hotel se llama Capsule Hotel, y las lanzó al agua, en un canal que hay cerca de la zona portuaria de la ciudad de La Haya.

Cada cápsula de este Capsule Hotel tiene tan sólo algo más de 4 metros de diámetro. O sea, que hablamos de unas habitaciones reducidas. Además, no esperes grandes lujos en su interior, sino todo lo contrario. Ni siquiera hay camas, sino sacos o bolsas para dormir, y el desayuno que ofrecen es una bolsa con latas de comida. Al menos, eso sí, hay algo de variedad donde elegir dentro de estos menús de racionamiento. Por eso, porque no hay nada salvo un retrete, hay sitio para unas tres personas.

La verdad que no suena nada bien un hotel así, y menos por el precio de 70 euros la noche, pero bueno, cada uno tiene sus gustos. Los aventureros o los amantes de los hoteles extraños seguro que encuentran atractivo un lugar así, o al menos curioso, y por eso lo he compartido con vosotros. Y es que no son nada raros. En Japón, por ejemplo, cada vez son más habituales este tipo de alojamientos básicos básicos.

Estas capsulas flotan en el mar pero están preparadas para condiciones bastante extremas de frío. Así que mira, ya tenéis ahí un punto positivo para este alojamiento tan peculiar que encontraréis en la capital política de los Países Bajos.

Web oficial | Capsule Hotel
Foto | Homedit


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.